domingo, mayo 31, 2015

Bugatti 35B en el Rally Protagonistas 2001

Otro artículo que recupero de la vieja artecar24.com, mientras sigo batallando con archive.org a ver si con un poquito de suerte y otro poquito de sentido común me dan acceso a la última copia disponible de aquella web y sus más de 400 artículos. El artículo es de 2001.
Esta vez, nuestro colaborador de Alicante, Javier Alba, nos acerca un excelente trabajo de documentación sobre el Bugatti 35B que participó en la edición 2001 del Rally Protagonistas. Este Rally, dedicado en exclusiva al automóvil antiguo anterior 1 940, es uno de los mejores organizados y con mayor prestigio, si no a nivel mundial, sí de Europa, en el que se suscriben anualmente cientos de participantes y en el que son escogidos meticulósamente aquellos que participarán en cada edición -generalmente poco más de 30- en base a unos criterios que varían cada año (época, estilo, mecánica o procedencia).

Sirvan estas fotografías como excelente documentación para los kits del Bugatti 35B tanto de Monogram, en escala 1:24, como de Airfix, en escala 1:32 -convertible este último en coche de slot-.

Monogram ha editado, al menos dos veces, este kit, con dos boxart distintos. Es relativamente frecuente encontrarlo en eBay, a la venta por algún modelista o coleccionista de kits en Estados Unidos. A su precio, generalmente entre los 20 y los 50 dólares USA, hay que cargarle unos 25 más por gastos de envío hasta España.

El modelo de AirFix es relativamente sencillo conseguirlo a través de Internet, aún, ya que se ha reeditado en más ocasiones, usando más boxart para su venta; y, además, la marca sigue viva. E incluso es probable que en tiendas españolas, con gran disponibilidad de viejos kits descatalogados, lo tengan aún en sus vitrinas. Desde luego, por despiece y terminación, es muy recomendable el kit de Monogram

En diecast y juguetería el modelo ha sido reproducido ampliamente, en todas las escalas que se comercializan, además de ser objeto de trabajo de muchos modelistas artesanos que crean réplicas hiper detalladas desde cero.










Leer más »

sábado, mayo 30, 2015

Exposición Asociación Maquetistas de Tenerife

Si vives en Tenerife, sobre todo en el área metropolitana, entre el 1 y el 15 de junio podrás visitar la Exposición-Concurso de la Asociación de Maquetistas de Tenerife e IPMS Canarias en las instalaciones de Sagrera Canarias en el Camino Las Mantecas. Sorprende el lugar, no sólo porque es una ferretería de gran superficie, sino porque está en una zona de almacenes donde el acceso no es precisamente cómodo. Pero, una vez que estás allí y ves la pequeña exposición sabes que es un atino, porque involucra a la empresa privada y usa un espacio por el que circula público.

Podría criticarse esto y aquello, puede ser, es lo que siempre hacemos en este país con las iniciativas, pero yo no, yo felicito a Goyo González, el presidente de la Asociación, por no rendirse en todos estos años, pese a la crisis, pese a estar sólo en muchas ocasiones, porque granito a granito está luchando por recuperar la edad de oro del modelismo tinerfeño, donde nuestras primeras espadas eran (y lo siguen siendo, pero a título personal, no como colectivo) referencia a nivel nacional e internacional.

Si pudiera pedir un deseo a San Ciano sería una segunda edición, no con 5 coches en la categoría de modelismo de vehículos civiles, sino 15, muchos más en el resto de categorías, en el casco histórico de La Laguna, rememorando los años del Concurso Exposición de Maquetas Ciudad de La Laguna que a principios de los 90 del siglo pasado hizo historia y que las críticas constructivas acabó sumiendo, después de varias ediciones consecutivas, en el ostracismo y el olvido. Una verdadera lástima. Y, puestos a pedir a San Ciano, por supuesto, que yo esté presente con nuevos modelos, que en esta ocasión me enteré un par de días antes y no he podido estar presente antes de montar la exposición.

Los concursos y exposiciones son la excusa perfecta para compartir afición, para enseñar nuestros trabajos, excelentes o mediocres, pero igualmente construidos con pasión, ganas y entusiasmo y, sólo por eso, igualmente respetables y admirables. Es necesario, creo, volver a recuperar el orgullo de llamarse maquetista o modelista igual que otros se llaman ciclistas o filatélicos cuando hablan de su tiempo libre.

Te comparto una visión general para invitarte a pasar por Sagrera y disfrutar del arte y la maestría invertida en cada una de estas pequeñas piezas. Tienes los próximos 15 días para darte un paseo por allí (1 al 15 de junio de 2015), que siempre hay algo que comprar para las reparaciones de casa.

Mesa principal.

Mesa principal desde la esquina contraria.

Categoría de vehículos civiles. Sólo 5 piezas.

Somos muchos pero participamos pocos... o ninguno.

Vitrinas con algunas figuras y miscelánea.

Mesa con modelismo naval y arquitectónico.


Leer más »

jueves, mayo 28, 2015

Chevrolet Standard Six 1932 (AMT 1:24): carrocería

Ya te presenté muy por encima esta vieja maqueta de AMT y los primeros pasos con la construcción del chasis y el motor de este modelo. Antes de continuar con el detallado de ese seis cilindros en línea decidí meterle mano a la carrocería, para una vez montado todo el conjunto, ver qué añado y qué no añado según la documentación que encuentro por la red.

Ya te presenté muy por encima esta vieja maqueta de AMT y los primeros pasos con la construcción del chasis y el motor de este modelo. Antes de continuar con el detallado de ese seis cilindros en línea decidí meterle mano a la carrocería, para una vez montado todo el conjunto, ver qué añado y qué no añado según la documentación que encuentro por la red.

No sabía bien de qué color lo quería pintar pero esa combinación de amarillo canario sobre negro le queda realmente bien, no pasa desapercibido. Es la combinación que propone el propio fabricante de la maqueta en la fotografía de caja y un color habitual y recurrente cuando buscas documentación del Chevrolet de 1932.

Los Model Color no sirven para diluir y aplicar a carrocerías. Lección aprendida.

En mi batería de pinturas encontré la referencia #953, amarillo mate (que pretendía luego barnizar), un Model Color de Vallejo (son los botes de tapa blanca) que intenté diluir en alcohol y que para pintados con aerógrafo de acabado tosco está bien, pero para una carrocería no sirve. Diluye mal porque es una pintura para usar a pincel (lección aprendida). Tiene un pigmento grueso. Di varias capas con lijado suave (papel fino de grano 1200 mojado en agua) entre una y otra pero la pintura se levantaba muy fácilmente.

Al final, como tenía un spray de Tamiya, también en amarillo (de referencia TS-16). Para los años que tiene este producto (lo compré por lo menos hace una década) la verdad es que está como el primer día. Para pintar con spay hay que empezar a expulsar pintura antes de la superficie a cubrir y continuar la pasada hasta después de haber pasado esa superficie. Siempre manteniendo una distancia de unos 10 a 20 centímetros. En un movimiento más o menos rápido, sin insistir en ninguna zona. Es mejor muchas pasadas a cargar en exceso una zona de pintura. (No sé si me estoy explicando bien, si tienes dudas, pregúntalas en los comentarios.)

Si lo haces así, las capas son muy finas, pero secan muy rápido. Puedes dar las siguientes a los pocos minutos. Secas al tacto a la media hora. Un secador de pelo te puede ayudar a acelerar el proceso. Esta pintura es muy fuerte cuando seca. Estira muy bien y son ideales para carrocerías. La contra, contienen propelentes contaminantes y desperdicias un montón de material. Hace mucho que decidí no usarlas más, pero a esos frascos que tengo les sacaré algún partido.

Cuando encuentras una solución se te ocurren ideas de bombero y...

... acabas creando un desastre chapucero que toca resolver. Aprendizaje del modelista.

A continuación me dio por experimentar. El coche tiene un relieve lateral que lo recorre en toda su extensión, que en algunos modelos reales tienen el mismo color de la carrocería y en otros va en negro como la parte inferior. Usé un rotulador Edding 3000 en negro brillante, pero la punta era demasiado gruesa y acabé haciendo una chapuza. En la imagen al detalle se ve el desastre, además de, por cierto, algunas burbujas de la pintura. Ah! Por cierto. Acabo de recordar

El problema vino luego. Intentar corregirlo. Porque el amarillo no cubre a la primera, necesita muchas capas. Lijar estropea las capas ya dadas. Pero no quedaba otra, lijar lo peor e insitir con el TS-16. Al final busqué una juguetería con restos de pinturas acrílicas de Tamiya y pillé un frasquito de amarillo limón (X-8). Disuelto en alcohol (y con esta si funcionó) di las últimas capas.

Queda pendiente pulir esa carrocería para suavizar el efecto piel de naranja que se observa de cerca y conseguir un rotulador permanente de punta muy fina en negro satinado o brillante para volver a intentar el decorado lateral.

Con la parte inferior de la carrocería fue más fácil. Por debajo con negro mate (#70950) de Vallejo disuelto al 50% en alcohol y por encima con negro brillante de Tamiya (X-1), igualmente disuelto. Ambos colores dados con aerógrafo, por supuesto. La última capa de negro brillante tiene una mini gota de plata. La verdad es que fue más accidental que premeditado, pero me el resultado que provocó es interesante.

Pero al final, con trabajo, se puede corregir el rumbo y terminar con un modelo decente.


Leer más »

martes, mayo 26, 2015

Pancho Villa y el Dodge Brother Type 22

Hola de nuevo.

Esto si es un verdadero hallazgo. Lo encontré en el Museo de la Revolución de la ciudad de Chiuahua.

Algo de historia.

Vehiculo: Dodge Brothers Modelo 22.

Dueño: General de Division Pancho Villa (el Centauro del Norte).

En la mañana del 20 de julio de 1923 Pancho Villa habia ido a Hidalgo del Parral en coche con su secretario para hacer algo que deseaba desde hace tiempo: su testamento. Esa mañana Trillo (su fiel secretario) se había puesto al volante del coche, al lado del General. En la periferia de la villa, en una esquina, el coche fue alcanzado por varios disparos de arma de fuego. Trillo cayó inmediatamente muerto sobre la portazuela. Villa tuvo suficiente tiempo para comprender lo que estaba pasando, pero fue rápidamente derribado. Así murió Pancho Villa, el hombre que había sido definido como el Napoleón de México.
Reconozco que de Latinoamérica, México, es ese país que me enamora, me llama y me apasiona desde la distancia... y la seguridad... de mi pequeña islita atlántica. No sé si es porque mi padre era un enamorado de las rancheras y los corridos o por los libros sobre mayas y toltecas que devoré en mi infancia, pero ese cariño sin fundamento siempre ha estado ahí.

Cuando pasé de ser un programador de aplicaciones de gestión a un programador de webs, año 1998, nunca me dió por crear una marca personal, algo taaan de moda y que parece taaan obvio hoy, pero sí me dediqué a crear páginas sobre mis hobbies y aficiones. Y una de ellas era el mundo del modelismo estático, tanto desde la perspectiva de crear modelos como de coleccionarlos.

Y por qué te cuento ambas cosas. Porque fue México ese primer país fuera de Canarias, incluso antes que la España peninsular, el país que me trajo amigos en la distancia con los que compartir conversación forera, mensajes y abundante correo y paquetería, maqueta para allá, maqueta para acá. Luego vino Chile, otro país hermoso, Argentina, Perú, Colombia y tantos otros. En el recuerdo, recuperado ahora (gracias a Luis Rivas, @lumeboo por esos foros vinculados a las ruedas, excelente modelista y alfista hasta la médula), está Felipe Longoria, de quién ya perdí su contacto, pero que en aquellos primeros años de ArteCar24, entre 1999 y 2002, antes de tener incluso dominio propio, me envió decenas de colaboraciones.

De ellas rescato una breve crónica de un viaje a Chiuahua y su encuentro con el Type 22 de la Dodge Brothers Motor Vehicle Company, en el que fue asesinado el general de división mexicano Pancho Villa, el Centauro del Norte. Francisco se encontraba de frente con la historia de su país en forma de una de sus pasiones, el automóvil. Su breve reseña, escrita en 1999, la puedes leer en el cuadro de la derecha y sus fotos de entonces, las tienes a continuación, recordando como dato anecdótico y por comprender cómo hemos cambiado en sólo década y media, que en 1999 las fotos se hacían como se hacían, con las cámaras réflex de siempre, se mandaban a revelar y a hacer copias en papel. Y los más avanzados, luego, las escaneabamos para pasarlas al ordenador.






Leer más »

domingo, mayo 24, 2015

Chevrolet Bel-Air 1955 (MotorMax 1:24)

Hay dos coleccionismos, el de ir a la tienda y comprar (muy respetable, todos lo hacemos) y el de buscar-indagar-averiguar y hallar. Este segundo es el emocionante, el que sube la adrenalina. Bien sea porque te tropiezas con algo inesperado en un lugar insospechado (como un viejo juguete en un viejo bazar de pueblo o un diecast inconseguible en los tiempos de economía boyante en un rastro de tiempos de crisis).

Los rastros no son sitios habituales para ir a intercambiar, mirar, comprar o vender modelos a escala, pero en Canarias es lo que tenemos. Los mercadillos especializados no existen (más quisiéramos!). Y lo que en los rastros sueles encontrar está en manos de no-enterados en como funciona este o aquel mundillo del coleccionismo, sean trenes, coches, monedas, sellos o viejas cámaras de fotografía. Cuando esto sucede ocurren dos cosas. O quien tiene la pieza cree tener un boleto de lotería que lo hará millonario y te pedirá lo indecible por esa pieza. O, lo que da más subidón, que no tenga ni idea ni valore lo que tiene entre manos.

De derecha a izquierda, 1950 (MotorMax), 1953 (Jada Toys), 1955 (MotorMax), 1956 (Jada Toys),
1957 (MotorMax, cabrio soft-top de Mira en azul y Nomad de Road Tough / Yat Ming -como versión rubia-).

Esta mañana me eché un paseo con la familia por el Rastro de Santa Cruz de Tenerife, quizás uno de los más interesantes del país, pese a la lejanía, y que ya ha dado unas cuantas alegrías a más de un anticuario. Nuestra historia y nuestro puerto franco son, casi siempre, el germen de esos regalos. Mis tesoros de esta mañana no tienen tanto pedigrí ni solera, pero igualmente me han entusiasmado. Un album editado por El Mundo con todos los sellos, billetes e iconos gráficos de la democracia española, entre 1978 y 2008 por dos eurillos, muy interesante.

Y la mejor parte, como coleccionista, una réplica del Chevrolet Bel-Air de 1955 de MotorMax en escala 1:24 y con referencia #68033 que en los años en que se editó se escapó de acabar en mis vitrinas y, mira por donde, una década después, lo encuentro en un puesto del rastro. Precio de vendedor, 15 euros; precio de compra, 10 euros; precio del modelo nuevo en tienda (si lo encuentras) unos 16 ó 18 euros.

Motormax, junto a Red Box Toy, forman un grupo de fabricación de miniaturas y juguetes de origen chino (como la inmensa mayoría de la industria del sector, por supuesto), de calidad muy variada, que tienen en su catálogo un conjunto interesante de réplicas de automóviles clásicos americanos, además de referencias europeas y asiáticas, claro está. En escala 1:24 tenían un surtido muy interesante de modelos, ahora aparentemente ya no disponibles, o al menos desaparecidos de su web (la que, por cierto, en vez de avanzar, ha ido atrás en el tiempo a nivel técnico y de diseño). Del Bel-Air tiene (o tenía) la marca varios modelos en esta escala, el de 1950, el de 1955 y el de 1957, todos ellos en versiones dos puertas y hard-top. La calidad media es como un BBurago, por un precio (cuando se encontraban en las tiendas españolas) muy similar. Lo interesante de MotorMax es que ponía en esta escala y al alcance de los coleccionistas más humildes (para los que un Franklin Mint o un CMC era/es un verdadero lujo) modelos del american way of life muy atractivos.

Del Chevrolet Bel-Air poco voy a decir que no se diga ya en Wikipedia, en cualquier libro que haga un recorrido a la historia del automóvil made in USA o en decenas de webs. Es uno de los modelos emblemáticos de la era dorada del automóvil americano de posguerra. Nacido en 1950, y aunque el nombre comercial estuvo en el mercado hasta 1981, son los de esa primera década, hasta 1958, los que se reconocen y se recuerdan, especialmente la segunda generación, fabricada entre 1954 y 1957.

Son cientos las reproducciones en escala 1:24 las que se han hecho del Bel-Air, en versión stock, custom, de servicios o que reproducen modelos memorables de carreras o películas, con una calidad y detallado excelente o como réplicas muy básicas. De todas ellas quisiera destacar dos, por anecdóticas, por haber sido un canto de sirena de nuestra industria en un intento para salir más allá de nuestras fronteras: las dos versiones de MIRA, uno de tantos fabricantes españoles que, como JOAL, desaparecieron del mapa ibense. En la primera imagen es el modelo más simple, el soft-top abierto, en azul claro, pero que ya te digo yo que tiene un lugar especial y destacado en mis estanterías.






Leer más »

sábado, mayo 23, 2015

El modelista (Fujimi 1:24)

Imagen de OnlineAuction.com.
Esta figura, por supuesto montada en escala 1:24 (que para que los neófitos se hagan una idea cabe en la mano de un adulto, aunque si la cierras mucho la escachurras, eso sí), tiene su origen en un kit de Fujimi (referencia #11003) que trae cuatro mecánicos en posiciones distintas. Este set se acompaña de otros dos que permiten construir y equipar un taller de mecánica completo, un diorama perfecto para los que montan o coleccionan modelos de automóviles en nuestra escala favorita. Uno de los mecánicos viene en posición sentada, como trabajando en una mesa. La pinta de los mecánicos muy setentera, eso sí, de baqueros y camisa.

El kit todavía lo puedes encontrar con relativa facilidad, aunque no sea nuevo, en tiendas y en plataformas de subastas. Yo te recomiendo la de SpotModel.com, que además de española, tiene un catálogo muy interesante y tienen este kit por poco menos de 7 euros, lo que para los tiempos que corren, es un precio excelente.

Este montaje pretendía ser un pequeño y humilde homenaje a todos esos, en su mayoría del género masculino, porque hay que reconocer que en el modelismo y el coleccionismo la tetosterona manda (muy a pesar de la mayoría), que le echan horas, vista, pulso y dinero (por supuesto, eso último!), en una mezcla de extraña adicción a crear réplicas del mundo real (o de la ciencia ficción y la fantasía, que también los hay) a pequeña escala.


La pintura está realizada, en su mayoría, Vallejo, y puede que empleara algún color de Tamiya, usando colores base mate dados a pincel, más técnicas de lavados y pincel seco, bajando o subiendo tonalidad, para crear luces y sombras. Por supuesto, sobra decirlo, ni de lejos (en una escala de 1 a 10 yo estaría en el 1) alcanza el nivel al que han llegado nuestros figuristas en España. Mesa, sillas, herramientas varias, cubo, mesa... provienen de varios cajas de accesorios para dioramas de Fujimi, de Preiser y de Tamiya.

Indagando en el foro MiniRuedas.com, por allí decía en marzo de 2007, como artecar24, que andaba pintando esta cosita. Y sólo un mes después la estaba presentando en el mismo foro, en otros también -seguro- y por supuesto en aquella, la que era mi web. Fotos de aquel tiempo no quedan, se esfumaron en mi vendetta personal con la vieja artecar24.com, hoy oculta en las tripas de archive.org e inaccesible porque el pirata que tiene el dominio ha metido un disallow en su robots.txt... o un noindex y nofollow en los meta de su nueva página... la madre que lo parió! (Espero, querido lector, que me perdones este exabrupto.)

Pero bueno, son tiempos nuevos. Un móvil hoy te permite hacer unas fotografías en cinco minutos que hace 10 años eran todo un milagro si las conseguías con una buena compacta con capacidad macro (la posición de la florecita, la recuerdas?), o bien eras un pedazo de fotógrafo con una buena Nikon (o Canon), un buen fondo en gris, azul o blanco, siempre mate y unos buenos focos. Aunque ya se sabe, tener una buena cámara no te hace fotógrafo, te hace dueño de una buena cámara. Dicho todo lo cual, escarbada mi memoria, cronificada la historia de esta figura... te dejo con las fotos.

Y si eres modelista, que sepas que es mi homenaje hacia ti.






Leer más »

miércoles, mayo 20, 2015

Vauxhall 30/98 1920 (Finecast Models 1:24)

En inglés die significa morir y cast significa lanzar. Por alguna extraña razón que se escapa al sentido común más latino y que sólo se puede entender con algo de flema anglosajona, los términos juntos significan de fundición (die cast) y fundido (die-cast) haciendo referencia, como adjetivo, y hablando de un objeto de metal a que está formado mediante el vertido de metal fundido en un molde reutilizable; y si se usa como verbo, fabricarlo de la misma manera.

Las miniaturas de automóviles suelen fabricarse de esta manera, añadiendo partes y detalles en plástico y otros materiales. En inglés ambos conceptos se han acercado tanto que si buscas en Google imágenes asociadas a esta palabra casi el 100% serán... réplicas de automóviles a escala.




Y por qué te cuento esto, porque este Vauxhall 30/98 de 1920 en escala 1:24 está construido partiendo de un kit del mismo modelo de South Earstern Finecast Models, una veterana marca inglesa que lanzó en 1958 su primera maqueta, una locomotora, cuyas piezas casi al 100% están fabricadas en metal fundido, white metal para más señas. Un compuesto muy maleable donde el estaño, el cobre o el plomo son los protagonistas.

Desde ese año siguió añadiendo kits a su catálogo, disponiendo hoy de cinco gamas distintas que se siguen produciendo de la misma manera que hace décadas. Entre ellas está la 1:24 AutoKits y la 1:24 Car Kits. El Vauxhall está en esta segunda gama. Lo acompañan otros 7 modelos de vehículos antiguos emblemáticos y el precio del kit ronda los 78 a 89... libras esterlinas, según el modelo. La gama AutoKits es más económica, bueno, hablamos de 52 a 59... libras esterlinas. Tú calcula. Pero si un día puedes permitirte ese lujo, son pequeñas obras de arte, como lo fueron los vehículos que reproducen.



No recuerdo cuando compré la maqueta, junto a otra del Austin 7 de 1925 que aún está esperando a ser montado. Pero desde luego no fue por esos precios. Creo que fue de segunda o tercera mano, en una de esas situaciones curiosas que nos pasan a los coleccionistas en que un tesoro llega a ti gratis o a precios irrisorios. Sí sé cuando lo empecé a montar, más o menos, gracias al histórico de posts del foro MiniRuedas.com, en febrero de 2009. Y cuando lo terminé, más o menos en diciembre de 2010. Unos dos años de trabajo modelístico.

Si me preguntas qué hice y cómo lo hice soy incapaz de recordarlo, pero el kit va más allá del montaje de caja, porque se le añadieron cableados, bombillas en luces delanteras, acetatos para cristales cortavientos laterales y unos cuantos detalles más. La pintura en acrílicos Tamiya en su mayoría, salvo el capó que está el metal pulido, al igual que el radiador. El azul oscuro tiene un barniz posterior pero desde luego no tiene ese acabado caramelo tan característico de la laca automotriz que, por otro lado, tampoco tenían los vehículos originales de la época (auto-justificación al canto, jejeje). Y, por supuesto, el capó funcional, con sus bisagras y . Creo que era una de mis firmas como modelista.




Leer más »

lunes, mayo 18, 2015

Chevrolet Roadster '32 (AMT 1:25): chasis y motor

Estas viejas maquetas de Monogram, AMT, Pyro, MPC y tantas otras clásicas del modelismo norteamericano que retratan, no con mucha calidad ya que no son un Tamiya sin duda alguna, pero con una fidelidad interesante que supera casi siempre las 100 piezas en cada maqueta, tienen, para los amantes de los vehículos antiguos y clásicos, un especial atractivo ya que incorporan todas las partes principales de los vehículos reales.

Aquellas viejas glorias tenían chasis y tenían carrocería, no se conocía el autoportante, la mecánica todavía era mecánica y la electrónica un suplemento más bien rudimentario y exiguo. Era lo normal obviamente, la época aún andaba en pañales en cuanto al uso de la electricidad en los automóviles. Montar una de estas maquetas te ayuda a entender cómo es la estructura básica de un automóvil, desde el motor hasta la transmisión. Cómo funciona un mecanismo de dirección básico o los mil tipos de diseños de un chasis de vigas, aún vigentes en la industria del transporte. Sinceramente, y esto ya sé que es muy friki, me encanta reproducir lo que luego veo en una exposición de antiguos o una concentración de clásicos.



Dicho esto, que si no reviento, vamos al tajo. Empezamos con el monolítico motor de 6 cilindros en línea en su característico blue flame. Mucha consulta al images del Dr. Google antes de empezar. La construcción básica del bloque del motor está presente en el propio kit y con respecto al real adolece sólo de cableado y pequeños conductos, más algo de trabajo en el cortafuegos (o firewall) que separa mecánica de chauffeur.

Pintado en acrílico de Vallejo, azul prusia con referencia #70899 (entre otros motivos porque no tenía otro azul). Como es algo más oscuro que el original, después de dar una base con aerógrafo (disuelta la pintura en alcohol de 96º en proporción 1:2, pintura:disolvente) di pincel no muy seco subiendo el tono del color con blanco (apenas una gota) para una última pasada con gris neutro, pero esta vez extremadamente seco. Algunas partes en negro mate, por supuesto de Vallejo, que luego sufrieron la consabida técnica con negro gris de la misma marca, referencia #70862. (Me encanta la técnia del pincel seco porque es divertida, da vida a las miniaturas porque da luces y aumenta su realismo considerablemente por sí sola. Si decides seguir este blog, cosa que agradecerá eternamente en escala 25:1, me la oirás citar decenas de veces.)


El cableado del alternador está hecho con hilo de silicona muy fino que puedes comprar en corseterías y mercerías (en estas tiendas hay cosas muy interesantes para el modelista, aunque no evitarás las miradas desconfiadas de la doñita de turno que sabes que está pensando, este tío es un pervertido).  El que va al motor de arranque es un pelín más grueso. Los cables están sujetos primero con una mínima gota de cianocrilato (recomendable el de Loctite pero yo uso uno de marca blanca igualmente). Aquí hay que tener mucha paciencia. Cuando consigues que todo esté en su sitio, más o menos, refuerzas los puntos de unión con bicomponente de Araldite (u otra marca) de secado rápido, porque un secado normal de 24 horas no te va a ayudar. Como es un pegamento que genera una masa viscosa visible, moldeala para simular los contactos más gruesos.

El chasis, tal cual, después de mucho usar la cuchilla (x-acto o como lo llamen en tu país), porque acabarás harto de las rebabas de este kit, montaje completo y pintura en negro mate, acrílico de Vallejo (ya sé que sabías que lo diría) para posterior pincel seco con el negro gris. Un color que me gusta, por sus múltiples usos en un motor. Es mate, da aspecto de negro, pero más realista para tubos de goma por ejemplo, como los de ventilación o las propias correas del alternador.


Por último, de los filtros de combustible, a un lado del motor de 6 cilindros, reproducidos en la maqueta, sale un tubo muy fino hasta el carburador sobreelevado tan característico de este motor, que a su vez alimenta los cilindros. Hasta los filtros llega un tubo similar desde el depósito. Están reproducidos con hilo de cobre sacado de los viejos cables telefónicos monohilo. No te preocupes, Telefónica-Movistar aún tiene cientos o miles de tendidos de hace tropecientas décadas. No es difícil encontrarlo. Yo no he dicho nada. Quizás así los obliguemos a invertir y actualizar las líneas de comunicación tercermundistas de este país. Pero eso es otro tema que no viene al caso.

Sólo un detalle más. Los filtros de combustible, que en algunos motores de los que he visto en imágenes son depósitos transparentes, los pinté en blanco mate (Vallejo). Sobre el blanco pinté con naranja transparente (de Tamiya, referencia #X26, dos capas) y sobre el naranja transparente pinté con negro humo (también de Tamiya, #X18, una capa). Me gustó el resultado.

Antes de añadir más extras al motor, voy a montar la carrocería sobre el chasis. Necesito el cortafuegos montado, conocer el espacio que tengo para añadir cosas y ver la posibilidad de crear un capó funcional, por los que era conocido en mi tiempo, por cierto.




Leer más »