lunes, junio 29, 2015

Ford Ranchero 65 (Trumpeter 1:25): motor

Las maquetas de Trumpeter nunca dejan indiferente. Los hay que creen que este aspirante chino a comerse el mercado internacional del modelismo no está a la altura de los de siempre, japoneses, americanos o los ya extintos fabricantes europeos; y los hay que creen que va a ser un duro competidor. O incluso, que ya lo es. Yo soy de estos últimos. En general, las críticas que se leen en foros de modelistas suelen ser positivas. Siempre hay un quisiera que esto o aquello fuera mejor pero tener un precio competitivo no suele casar con incluir fotograbados o con un superdetallado u otro material más allá del plástico.

Pero, a lo que iba. Empiezo con este kit del Ford Falcon Ranchero de 1965 en versión customizada, que calza un potente motor FE del fabricante, un V8 con un bloque de configuración en Y que con pocas variaciones estuvo montando en algunos de sus modelos más venerados, como el Mustang, el Thunderbird o el Torino, entre 1958 y 1976, cuando la crisis del petróleo dejaba ya claro que tragar combustible no era una opción, especialmente en vehículos que, al margen de sus seguidores y fans, tenían un fin de servicio, como era esta pick-up.

El detallado del motor es bastante bueno, incluye un buen número de partes por separado, por lo que se presta a realizar un buen detallado añadiendo cableado, que a excepción de los cables del alternador, es mejor trabajar en ellos una vez esté en el armazón sobre el que irá montado en la parte delantera del Ranchero.


Tapando juntas

Las piezas del kit que reproducen partes del motor con dos mitades encajan, en general, bastante bien. Las partes del motor de la maqueta están hechA de tal manera que las distintas juntas acaban ocultas, salvo en la parte baja y en la cabeza de la caja de cambios.

Lo que hice fue añadir una superficie plana con hojas de estireno de Evergreen, de grosor 0,25 mm., aunque luego encontré que el starter no encajaba y tuve que modificarlo un pelín.

Para la junta que une las dos mitades de la cabeza de la caja de cambios la disimulé añadiendo una costura nueva con estireno de Evergreen (bendito material blanco para cualquier modelista).


Detallando tornillería

El motor viene sin tornillería en la tapa inferior de la caja de cambios ni en el carter, así que con tiras redondas de Evergreen de 0,5mm. y y una plantilla de Euromodelismo fui recortando esos puntitos que ves en la imagen que vienen a emular las tuercas.

Otra manera usando la citada plantilla de Euromodelismo es aplicar plástico caliente sobre la misma, como si fuera un molde, y luego recortar. De esta manera podemos crear formas cuadradas o hexagonales.

De todas formas, en tiendas como Spot Models puedes comprar accesorios de tornillería con diversos estilos de cabezas y tamaños que sin duda darían aún mucho más realismo al motor.



Preparando cableado

Para el cableado, después de documentarme, usé broca de 0,5 mm. para los agujeros en el bloque y en el distribuidor de encendido. Luego recorté hilo de silicona que puedes conseguir en una corsetería o mercería cualquiera, los hay más finos y más gruesos.

La forma natural que adopta emula muy bien el cableado a las bujías. Lo más complicado fue decidir qué era, en el pequeño motor, la bobina de encendido, que por las fotografías de documentación, está debajo, en el lado derecho.



Pintando el bloque

Para pintar el bloque del motor, antes de añadir y empezar con el alternador, las correas, ventilador, sistema de escapes y filtro de aceite, usé acrílicos Model Air (pensados para aerógrafo, pero que pueden usarse con la técnica de pincel seco) y Model Color de Vallejo:
  1. Apliqué primero una base con aerógrafo en negro mate (#71057) para todo el conjunto.
  2. Luego apliqué pincel seco, dos manos, con negro gris (#71055), para ganar luces.
  3. A continuación di pincel seco con gun (#71072) a la caja de cambios y el carter.
  4. Para una mano final a la caja de cambios de pincel seco con plata (#70997), insistiendo bastante hasta darle vida propia.
El objetivo era huir de la monotía de un monocolor y hacer destacar cada gran bloque del conjunto.


Pintando filtros y escape

Como quería darle algo de color al motor y los filtros de aceite, además de en negro, suelen venir en otros colores y además suelen traer una pegatina con información de la marca, lo pinté con blanco pergamino (#70820) y le puse una calca de la caja de sobrantes que todo modelista esconde debajo de la mesa y es donde vas tirando lo que no usas de cada proyecto.


El filtro de aire ovalado para el múltiple colector de admisión, típico en deportivos como el Cobra, viene en dos partes. La zona central imita bastante bien al papel del filtro. Lo que hice fue pintarlo en negro mate y luego darle pincel seco con blanco. Gana mucho realismo. Las partes cromadas fueron lavadas con negro humo (X19) de Tamiya, como siempre.

Para los escapes usé un proceso similar al del bloque del motor, pero rematando al final con pincel seco en aluminio (#71072) de Vallejo y luego pincel extra-seco con marrón rojizo (#70982) y rojo cadmio (#70909).


Cambiando correas y ventilador

Y vamos llegando a la última parte trabajada, las correas del alternador y ventilador. Fueron sustituidas por elásticos recordatos longitudinalmente, muy finos y planos, transparentes, que suelen venir en los juguetes sujetando partes en los embalajes. La verdad es que da mejor aspecto que la pieza en plástico, que es más gruesa. Se pegó con cianocrilato y reforzó con un poquito de pegamento bicomponente (el ciano, con el tiempo, pierde su capacidad de sujeción).

La pieza del ventilador me pareció muy tosca, así que sustituí las aspas por piezas iguales hechas con alumino de lata de refresco (una Pepsi Light para concretar, que me bebí antes, porque está empezando a jacé una caló).


El problema es que quedaron un pelín grandes y tube que modificar el tubo inferior que va al radiador. Le di un color naranja brillante (X6) con Tamiya, pero me pareció muy escandaloso, así que lo envejecí con lavados de negro humo y pincel seco de gun.

La segunda y última parte del detallado del motor vendrá una vez esté encajado en el chasis. Estoy pensando en conductos de carburación, líneas y filtro de combustible, algún cable de electricidad. El todo depende de la documentación que consiga y la habilidad, por supuesto.

Y todo esto para qué? Pues mira, si no eres modelista y estás flipando en colores te diré. Me ayuda a desconectar de la realidad y el día a día de tener una empresa y el peso del presente y el futuro de 20 personas, y creciendo. Me acerca a la historia del automóvil ya que el estudio del modelo que reproduce la maqueta, su motorización, su éxito o su fracaso, me entusiasma y aprendo en el proceso. Me enseña mucho sobre pintura y arte, sobre la teoría del color, sobre el modelado, las proporciones, el equilibrio, acercándome a apreciar mejor la creatividad, que en última instancia es la materia prima con la que trabajamos en NexGlobal. Pero el principal porqué es... porque me divierte. Y eso incluye la pasión por comunicar y tomarme mi tiempo en construir este artículo. Cómo se te ha quedado el cuerpo?

Gracias por pasarte por aquí, por leer, por ver las fotografías y por dedicarme unos minutos de tu tiempo, que en el fondo es lo más preciado que tenemos en esta vida. Tiempo.

:)

Leer más »

viernes, junio 26, 2015

Jeep Willys 1944 (Italeri 1:24)

Terminé esta maqueta en el año 2001 ó 2002 y aún hoy sigue siendo una de mis favoritas. No tiene una gran técnica de ejecución y hay mucho mejorable pero lo que aún hoy me sigue motivando y que empezó con este Willys es buscar un toque distinto a mis modelos. Intentar ir más allá del añadir partes de cosecha propia e intentar que cada construcción cuenten una historia.

La de este Willys bien podría ser la de uno de tantos vehículos americanos abandonados en Europa tras la Segunda Guerra Mundial y que no regresaron como material militar, sino que fue revendido como chatarra y reutilizado en el campo en las infinitas tareas que fueron necesarias para la reconstrucción del viejo continente.


Artículo original:Fotos originales:
Kit de Italeri en escala 1/24, muy bien terminado y con un gran despiece, incluido el motor. Con algunos problemas menores en los ajustes, no trae muchas rebabas ni marcas de molde. Según algunos expertos en modelismo militar, esta versión no es ni la que fabricó Ford ni la que fabricó propiamente Bantam, sino un híbrido, cosa que advierten por algunos pocos detalles. En realidad, no es de extrañar, pues ámbos vehículos debían ser totalmente compatibles, aún así, algunas mínimas diferencias debieron de existir.

Pero vamos al grano. Con esta construcción quise imaginar uno de tantos Willys y tantos vehículos empleados en la Segunda Guerra Mundial que el ejército americano dejó en Europa y que fue subastado a la población civil para su uso. Hay abundante material gráfico, sobre todo perteneciente a Francia, de estos vehículos utilizados para la agricultura, en talleres, como transporte. Incluso algunos llegaron al norte de España.

No me extiendo mucho en los detalles pues no he empleado ninguna técnica fuera de lo común. De hecho, la construcción en general está a media. Lo más sobresaliente, el kit de frutas y verduras, en escala 1:22,5 de Preiser (empleado en modelismo ferroviario, escala LGB). Preiser también tiene otros kits en escala 1:24 y 1:25, aún así, en los pequeños objetos, la 1:22,5 no se sale excesivamente de escala. 
 
Mejoras posibles recopiladas en comentarios al modelo de los foros donde fue presentado:
  • Las cajas, demasiado perfectas. Estaría bien alguna que otra rota.
  • También partes del coche, como alguna maneta, suelo, asientos.
  • Llantas demasiado brillantes y limpias.
  • Haber desgastado más los neumáticos.
  • Algún panel en otro color o simular haber sido pintado a brocha.
  • Algo de óxido y barro, ya que se supone que está en el campo.






Leer más »

martes, junio 23, 2015

1965 Ford Ranchero (Trumpeter 1:25)

Entre decidir si empezar el Opel Admiral Cabriolet de ICM, una maqueta espectacular por cierto, o el Unimog 401 de Lassen Project, una pieza extrañísima hoy en día, único producto lanzado por la marca al mercado en su apenas año de vida entre 2000 y 2001, se me iban pasando los días sin atreverme a pegar dos piezas, más con el respeto que me dan ambos kits.

Imagen del producto en venta en Amazon.

Pero, como he sido un niño bueno, cae en mis manos en forma de regalito este bonito Ford Falcon Ranchero de 1965 (gracias amorcito!), una pickup prima hermana del Falcón estándar que sí fue un éxito de ventas y que pretendió ser la competencia de ElCamino de Chevrolet pasando sin pena ni gloria por esa década tan gloriosa del automóvil americano, no accediendo al elenco de diseños memorables que hoy pueblan nuestra memoria colectiva.

Este kit del Ranchero de Trumpeter en escala 1:24 está hecho para disfrutar de él, bien despiezado, sin rebabas ni burbujas, todo encaja a la primera (o eso parece en un primer test). Puedes montarlo de dos maneras, el estándar  o ligeramente customizado. Sólo cambia la carburación, los escapes y las ruedas, más la decoración y colores propuestos. Como anécdota, la tabla de surf que trae. Voy a montar esta última versión modificada y le añado algunas cosas a mi manera, aunque no tenga mucho sentido. Sólo para recordar que el modelismo, además de una manera de acercarse a la historia, es, sobre todo y ante todo, un hobby para divertirse.

Maquinando trastadas con este Ranchero de Trumpeter.


Leer más »

lunes, junio 22, 2015

Cómo fotografiar tus maquetas?

Imaginemos que no tienes ni idea de fotografía. Imaginemos que no tienes un equipo fotográfico para hacer unas buenas capturas de tus miniaturas o maquetas. Es decir, imaginemos que eres como yo, un negado para el sutil arte de la cámara y tampoco eres fotógrafo profesional (esa extraña profesión a la que unos poquitos llegan a través de la formación, el estudio y la práctica mientras que otros llegan a través del uso de la tarjeta de crédito en el Corte Inglés y un cursillo de fin de semana -unos y otros se hacen llamar de la misma manera aunque unos se lo merezcan y los otros, pues no-). Imaginemos que no eres nada de eso, sólo un sencillo y humilde coleccionista o modelista con ganas de compartir. Es decir, como quien te escribe: cero patatero en fotografía pero muchas ganas.


Pero a qué tienes teléfono móvil? No uno caro. De los normales (no muy antiguo, entiéndeme bien). O tienes una cámara compacta con memoria (si es que alguien todavía las usa). La pregunta es: Se pueden hacer buenas imágenes para compartir en tu blog, foro, red social o grupo de pirados admirables en Whatsapp (por cierto, esta app reduce la calidad de las imágenes siempre)? Pues tengo buenas noticias porque... Sí, se puede!

El primer punto, tanto para fotografiar con tu móvil como con una cámara compacta es la luz. Y no hablo de montar un complicado estudio con focos y difusores, sino de algo tan elemental y simple como poner el cochecito al lado de la ventana y usar la luz natural, que es la mejor para tus fotos. A mediodía a ser posible. Que entre luz, pero no directa salvo que quieras experimentar algún efecto curioso con las sombras. Si sacas la fotografía por la tarde o por la mañana y entra luz directa por la ventana puedes colgar una gasa, una tela poco densa o papel vegetal y así la dosificas.

El segundo punto, que igualmente vas a usar tanto con tu móvil como con tu vieja compacta, es neutralizar los fondos con algo tan sencillo como una cartulina o una tela de colores neutros y mates (blancos, grises o azules). Es conveniente tener dos tonos, uno claro y otro oscuro, para según lo que vayas a fotografiar, si es oscuro o claro, respectivamente. Hay cartulinas para usar como fondo fotográfico que tienen un degradado de color que aumenta la sensación de profundidad (como si fuera un paisaje difuso). Un fondo neutro da todo el protagonismo al objeto y ayuda al software de las cámaras, sea móvil o compacta, a decidir qué enfocar.

El tercer punto, igualmente aplicable para ambas opciones, nada de a mano alzada. Hay trípodes muy baratos, pequeños, para compactas, que encuentras hasta en los chinos. Y soportes igualmente económicos para los móviles. La cosa es que tienes que sujetar la cámara o el teléfono con algo fiable y estable, evitando las fotos a pulso, ya sea uno de esos trípodes o con cualquier otra cosa o superficie que ofrezca fiabilidad y estabilidad. La cuestión es apoyar el móvil o la cámara compacta y usar el tiempo de retardo de 10 segundos.

El cuarto punto, en algunos móviles y en casi todas las compactas, utilizar el modo macro, para que el software sepa que va a enfocar un objeto cercano, pequeño y en primer plano. Pero no utilices zoom, sobre todo si es digital (por software), porque introduce mucho ruido en el archivo de la imagen. No lo uses aunque sea del propio objetivo. Si no tienes modo macro calcula a qué distancia puede enfocar tu móvil o compacta de manera correcta, aunque dejes un gran espacio sin contenido alrededor de la miniatura.

El quinto punto, enfoca al segundo tercio del objeto (la parte central). Haz pruebas enfocando al centro y valora si el desenfoque en el fondo y el primer plano puede ser pasable. Si el enfoque no es bueno al menos en dos tercios, intenta hacer fotos en planos lisos (objeto paralelo al objetivo). Algunos móviles de última generación de gama media ya incluyen fotografía panorámica. Es decir, la cámara del móvil hace dos capturas con enfoque de primer plano y plano de fondo, que luego funden en una sóla. Aquí es importante la iluminación (primer punto) y que el objetivo esté quietecito (tercer punto). Si el tuyo es de los que incluye esa opción -última generación- tendrás que investigar el cómo lo haces (navegando por las opciones de edición de configuración -antes de- y de edición de imágenes -después de-).

El sexto punto lo puedes hacer en tu móvil o en un ordenador. La edición mínima de la fotografía de un pequeño objeto debería ser:
  • Quitar el excedente (recortar todo el espacio sin información dejando un margen a ojo y buen gusto).
  • El autoajuste automático (que cualquier fotógrafo te dirá que no, que ni loco, pero cuando no sabes qué hacer, una de dos, pierdes horas probando o utilizas el autoajuste). Según el móvil o el software que uses en tu ordenador, se llamará la opción, pero siempre hacen lo mismo, es el programa quien toma las decisiones en base a las características de la fotografía. Y tomada según te he ido explicando, la imagen mejorará en contraste y brillo, seguro.
  • Por último, reducir su tamaño. Para usar en tu blog, en tu red social o en tu foro preferido, a un tamaño de 1024 por lo que corresponda de alto, es más que suficiente para mostrar los detalles en casi cualquier resolución de pantalla.

En resumen, si la fotografía no es lo tuyo, como yo, si sólo tienes 5 ó 10 minutos, como yo, tus armas son: (1) luz natural, (2) fondo neutro, (3) objetivo -cámara ó móvil- fijo, (4) investiga las opciones que te da el software, (5) practica el enfoque y (6) edición mínima.


Nota de última hora. Si quieres avanzar más te recomiendo un post en concreto, punto de encuentro de fotografía maquetera, en ForoCoches.com. Ejemplos y técnicas para crear fotografía, esa sí, profesional de verdad. Imágenes de revista.

Leer más »

sábado, junio 20, 2015

Museo del Automóvil de Tenerife (2001)

Hacia el año 2000 ó 2001 me contactó un coleccionista de clásicos y clásicos deportivos de la isla, un potentado empresario con disponibles y economía, porque, casualmente, la marca que yo usaba, ArteCar24, era igual a la que él y un grupo de apasionados del motor deportivo usaba en alguno de sus viejos trastos, ARTECAR.

A través de él descubrí dos cosas que caracterizan al mundo del automóvil clásico y antiguo en la isla, que hay dos sectores opuestos que se niegan a reconocerse entre sí. Los que vienen a estar representados por el Club de Automóviles Antiguos de Tenerife, en su mayoría empresarios, terratenientes, contratistas y, en general, un nutrido grupo de hombres selectos que representaban a los que en los sesenta del pasado siglo XX formaban la clase pudiente de nuestra chicharrera sociedad. Y el resto, los amantes del clásico moderno, o el clásico deportivo, de los que eran adictos los nuevos ricos que llegaron en los ochenta. Los que, a su vez, ni siquiera incluían a los aficionados del clásico popular. Clase trabajadora.

Es curioso que con una afición tan numerosa y tan bien entendida, en uno u otro bando, donde hay que agradecer a tantos héroes individuales lo que han hecho por conservar nuestra memoria automovilística, haya tan poca unidad y unanimidad. Y puede que esto se explique porque pareciera que un viejo fotingo convierte a su propietario, de manera automática y paradigmática, en el centro de atención de vecinos, amigos y demás que se acerquen. Juntarse implica dejar de ser centro de atención. Es una pena que la vanidad y el ego, el ombligo, tan prolijo en las culturas isleñas, quizás porque el mar forma nuestra limitada perspectiva ante el mundo, coharte tantas oportunidades de conocer a personas interesantes, historias increibles y coches maravillosos, sean sus orígenes humildes o señoriales. Pero, en fin, uno ya se va resignando a que las cosas sean así. Y dudo mucho que cambien.

Todo esta reflexión previa viene a recuperar y rememorar aquí la corta aventura de este empresario de la construcción, del que ya perdí su contacto y olvidé su nombre, que en aquellos años se atrevió a abrir el primer Museo del Automóvil de Canarias, el AutoMuseo, en el Centro Comercial Pueblo Canario, frente al Casino Las Américas, en Adeje, centro neurálgico del turismo insular. El AutoMuseo tuvo una corta historia, que no creo que llegara al año, porque aquellos 5.000 metros cuadrados eran codicioados por inversores que veían más rentable una discoteca o una sala de baile para guiris. Ciertamente la zona se prestaba para eso.

Mucho se intentó buscar la ayuda del Cabildo Insular para traer esta gran idea al área metropolitana, convirtiéndolo así en un motivo más para atraer el turismo a la capital, pero aquello resultó en nada, el museo cerró, los coches regresaron a los garajes de sus dueños, los puestos de trabajo que se crearon se perdieron. Y los planes se olvidaron. Así somos en esta isla. A los que intentan hacer, se les torpedea por envidia o se les zancadillea por ignorancia. Somos magos, pero no de campo, de ciudad. Y no con guataca sino con corbata.

Al final, un AutoMuseo que se hubiera convertido en el eje central de nuestra pasión por el transporte, nacida de la necesidad y de las limitaciones que nos marca un territorio agreste y complicado, se disolvió en el olvido, dejando tras de sí más de lo que ya había, decenas de asociaciones y clubes formados por unas pocas decenas de aficionados que en cuanto superan los 20 ó 30 miembros se segregan y repiten la misma historia, como en un día de la marmota con olor a benzeno y rueda quemada. El ombliguismo insular tiende a eso. Muchos gallos para un corral tan pequeño.

Recordemos pues lo que escribí en aquellos años (rentángulo gris claro), dejando como testigo de mis dos visitas lo que era su folleto divulgativo.
Artículo de ~ 2001:

Si me lo hubieran contado, creo que no me lo hubiese creido. Todo aficionado al automovilismo, en cualquiera de sus vertientes, pero sobre todo en la competición en rally y en el entorno del automovil histórico sabe de la gran afición que hay en Canarias a estos mundillos.

Sin embargo, si bien el sector de la competición está muy bien organizado (siempre habrá contratiempos y mejoras posibles), con una financiación más que aceptable (aunque siempre se quiera más), una estructura competitiva muy positiva y altamente espectacular, con gran afluencia de público a las carreras, no es menos cierto, que el mundo del automovil antiguo y clásico en Canarias se mueve en círculos semicerrados en los que a veces, es dificil entrar o moverse, mucho menos estar informado y asistir a sus actividades, a veces aparentemente restringidas a los "poseedores" de vehículos.

Con todo estos antecedentes, es muy sorprendente (y enormemente elogiable) que en la isla de Tenerife, y por iniciativa estrictamente privada por parte de un grupo de aficionados, con muchísimas más ganas que a veces medios disponibles, sin apenas un mínimo reconocimiento o apoyo por parte de las autoridades públicas o de las grandes marcas de fabricantes, se ha abierto el que con seguridad, es uno de los mejores museos del automovil de todo el país. He insistimos y reiteramos nuestra opinión: uno de los mejores, más completos, mejor organizados y más documentados de España.

En un local de más de 5000 metros cuadrados repartidos en dos plantas, cuyo diseño se realizó pensando en una sala de fiestas y que parece hecho in expresso para el museo, por su apertura, altura de techos, visibilidad (desde casi cualquier parte puede observarse la práctica totalidad del museo)... con unas instalaciones exquisitamente montadas en cuanto a sonido, iluminación, personal... se exponen más de un centenar de vehículos históricos, desde los primeros matriculados en las islas, representados con un Hispano Suiza TF-8, hasta los clásicos europeos que recorrieron nuestras carreteras en los años 70, incluyendo motos y algún camión de la década de los 30, así como una representación del automovilismo deportivo clásico de nuestras islas, con alguna representación de modelos prácticamente únicos en todo el mundo.

Una extensa colección de fotografías de época sobre el automovil en Canarias, una colección de miniaturas (aún por exponer), una sala dedicada a Mercedes con más de una decena de modelos expuestos, algunos de ellos prácticamente únicos por su historia, un variado merchadising de gran calidad a disposición del visitante, zona de cafetería... en definitiva, todo un sueño al alcance de todo aficionado que se precie... y sin tener que salir de nuestras islas.



 Folleto original de ~ 2001
Portada y contraportada.

Interior, 2 páginas.

Leer más »

viernes, junio 19, 2015

Restaurando figura manga: Highschool of the Dead

La verdad es que no sé si esta figura es de la saga Highschool of the Dead pero desde luego está en esa línea. Un impresionante cuerpo femenino hiper exagerado en sus formas sensuales, vestida a medio camino entre la universitaria sex-symbol y la heroína sangrienta mata monstruos... muy del estilo japonés (que ya sabemos que lo se reprime en casa se vomita en el manga y el anime).

La cosa es que, ya me pasaba antes, como uno le da al pegamento, las pinturas, los cutters y un par de cajas con todo tipo de cositas es habitual que alguien te llegue y te diga aquello de: es que limpiando... y entonces... claro... y si me lo podrías arreglar... qué... cuánto... estás loco... vale, venga.

Esta vez fue la churri, esa que me consiente las frikadas y la música metalera o que me cambia sonriendo un día de tiendas por un día de pateo en el monte (y que además lleva consintiéndome veinti-tantos y unos pocos más), la que me dice: mi figurita, 'tá rota.

Y te da esto, lo que ves a tu derecha:

Qué harías tú si estuvieras en mi lugar? Pues ni corto ni perezoso a la mesa de trabajo va. Básicamente la labor de restauración ha consistido en volver a dar solidez al conjunto pegándolo con pegamento bicomponente Araldit de secado rápido (puedes pintar a los 5 ó 10 minutos).

Luego apliqué lavados y pincel seco con negros, marrones y grisis en la base, un poco a boleo, hasta que el resultado ganó un poco de vidilla; más algo de pincel seco con blanco para la calavera del suelo. Maté el brillo de la media y los guantes con disolvente, para aplicar luego pincel seco naranja. Ensucié la piel, las braguitas (jejeje) -aunque no sé por qué no hice lo mismo con las botas, sería lo suyo-, repasé las manos, le añadí una cinta al pelo para disimular la junta de unión de las dos partes del cabello... pim, pam, pum... y ahora... y las ninjatō? Nena, las espaditas de la figura? Espaditas? Ay! No sé!


Ostras! Y cómo lo hago? Al lío. Dos tiras de Evergreen de aproximadamente 2 ó 3 milímetros de ancho por 0,5 o menos de grosor, recubiertas por ambos lados con papel adhesivo metalizado grueso que no tengo ni idea de dónde lo saqué, creo que venía con algún juguete para hacer un espejo y me lo agencié. Dale a la motosierra Angelito y a modelar las espaditas con el Dremel. En el mango, cinta de enmascarar recortada en tiras, para la tsuba unas gomitas que encontré en la caja de desechos y para el remate de la empuñadora una bolita de pegamento bicomponente que dejé solidificar.

Pintura negra para el mango con pincel seco cuero después (ambos de Vallejo), retoques en oro (de Tamiya) para el tsuba y el pomo que remata el nakagojiri, repasar bordes de la hoja de los sables con rotulador permanente plata, creo que es de Edding, una manita de azul transparente de Tamiya, una manita de negro humo de ídem, una mano de barniz para acrílicos (material artístico, no modelístico, pero igualmente sirve), unas manchitas de sangre en rojo mate sin esperar a que secaran los tres barnices (azul, negro y transparente). Resultado, esa sangre está fresca!

La verdad es que me quedaron más ninja (que se caracterizaban por su hoja recta, conocida como ninjatō, ninjaken o shinobi katana) que samurai (la tradicional hoja curva) pero las sayas (las vainas) de la figura son rectas, así que más creíbles. No me preguntes por qué sé, y me sé, todas esas palabras (y no es por Wikipedia).

La intención al ensuciar la figura es sumar un pelín de realismo a su pose dinámica. Y una última decisión tomada en familia, posición habitual o invertida (como si fuera un cuchillo)? Hay unanimidad en casa, posición invertida. Mola más, es más agresiva, requiere más arrojo usarlas así y además el ninjatō que está delante no queda bajo el brazo sino visible.

Y este es el resultado de dos tardes divertidas:






Leer más »

lunes, junio 15, 2015

Chevrolet Cabriolet 1932 (AMT-ERTL 1:25)

Terminado! O no tanto. Pero objetivo cumplido. Este modelo es el primero que construyo íntegro en esta segunda etapa como modelista y la verdad es que ha sido un cursillo intensivo para recordar cómo era esto, desde la documentación más básica hasta lo que es incluir algo de tu cosecha en el modelo que lo haga un pelín diferente.


Ya he narrado cómo me las arreglé con líneas en negro del exterior y los interiores, el trabajo con la carrocería y la parte de motor más chasis. Para el exterior no hay mucho más que destacar. Los cromados o partes que lo imitan (pintadas en plata de Vallejo o Tamiya, o también tratadas con bare metal como es el caso del escalón de acceso) fueron lavados con negro humo -X19- de Tamiya, una especie de barniz con negro brillante muy disuelto que, a mi parecer, da una patina de envejecido y mata ese brillo juguete de los cromados de las maquetas.

Algunas piezas fueron sustituidas por otras de la caja de sobrantes, como los tiradores de las puertas, las placas de matrículas (que son del 58!), el limpiaparabrisas, asideros del ahítepudras (que quedan algo ocultos) y tubo de combustible. Al cubre capota se le añadió una costura en la base con material de Evergreen, así como algunos botones. Se pintó igual que el sillón, pero con negro mate (color base), gris negro (pincel seco para subir luces) y gris inglés (últimas manos de pincel seco, especialmente para costura y botones).





Defectos, muchos. Sobre todo hay uno que sobresale sobre los demás, la falta de paciencia para dedicarle más tiempo a cada parte del proceso. Es el gran reto de los modelistas, no tener prisas por terminar y obsesionarse con la exactitud porque, finalmente, reproducimos la realidad (o lo que pretende ser real en el caso de la fantasía y la ciencia ficción) pero a tamaño reducido.

Al final, un modelo en manos de un no-aficionado debe marcar distancia con respecto al juguete y transmitir la impresión de tener un trabajo artesanal en las manos que intenta reproducir una parte de la realidad que nos rodea. Pura filosofía, de andar por casa, pero divertida.



Leer más »

martes, junio 09, 2015

La serie Classic Museum Pieces de Monogram

Artículo redactado y publicado en julio de 2004 en la antigua web de artecar24.com. Recopilaba las referencias ahora descatalogadas y cada vez más difíciles de encontrar que Monogram comercializó bajo la serie Classic Museum Pieces, centrada en los vehículos del periodo de entre guerras mundiales del pasado siglo XX. Época que dio, sin duda alguna, los diseños más hermosos de toda la historia del automóvil. Una edad dorada donde ingenieros y carroceros bailaban juntos para crear obras de arte sobre cuatro ruedas.

(El texto ha sido revisado y actualizado a fecha de su nueva publicación.)

Busca más imágenes en: (1) subastas de eBay; (2) buscador de imágenes de Google.

Fuente: The Phantom Kits - The Predicat Project.



El objetivo de este artículo es bien simple por lo que obviaré mucha información e introducciones que, por otro lado, sería una tarea enorme recopilar. Me refiero a la historia, vida y obras de Monogram, un clásico dentro del modelismo plástico a nivel mundial, actualmente absorvida por Revell y que actua desde USA como Revell-Monogram.

La motivación es sencilla: amante de las hermosas máquinas motoras de los años 30 y conocedor de que Monogram tenía un interesante surtido de tales modelos (en estado original, no hablamos aquí de las custom machines) pronto me surgió la duda de sobre qué modelos clásicos hizo a escala 1:24 y si la serie Classic Museum Pieces, de la que de vez en cuando aparece alguna referencia en eBay [con precios (2015) entre los 10 y los 40 dólares, con algún despistado que pone precios fuera de toda lógica] o en tiendas especializadas de descatalogados, era muy limitada o incluía un buen conjunto de piezas.

Y la verdad es que fue una tarea un poco ardua de desarrollar para unos resultados relativamente escasos, pero no por ello menos interesantes. El abanico de modelos pre-1941 de Monogram, en estado original no llega a las 20 referencias, todos ellos modelos americanos exceptuando un Mercedes Benz (alemán), un Rolls Royce (inglés) y un Bugatti (francés) e incluyendo marcas tan carismáticas de la época dentro y fuera de las fronteras de Detroit como la Cord, la Duesenberg, la Mack, la Packard o la Lincoln. Actualmente ninguno está en catálogo.

Hay que destacar que algunos modelos, sobre todo los clásicos de Ford, están presentes en su catálogo prácticamente desde los inicios de Monogram en 1945, si bien, cada uno de estos modelos a escala se pueden encontrar en diferentes épocas etiquetados como Customizing kits, Classic Museum Pieces, Special Interest Series o bien dentro de las series estándares.

Hasta ahora, los modelos que he podido referenciar son los que a continuación se listan, sin perjuicio de que, muy probablemente, hay alguno más que se me escapa ahora mismo de mi inquisitiva búsqueda:

REFERENCIASERIEESCALAMARCAMODELOAÑO
2302Classic Museum Pieces
1:24DuesenbergSJ Roadster1934
2307Classic Museum Pieces
1:24Rolls RoyceRoadster1931
PC85:2174Classic Museum Pieces
1:24DuesenbergSJ Torpedo Phaeton1934
PC87:300Classic Museum Pieces1963-61:24Mercedes Benz540K Cabriolet1939

Classic Museum Pieces
1:24LincolnContinental Coupe1941

Classic Museum Pieces
1:24DuesenbergSJ Towncar1934

Classic Museum Pieces
1:24MackBulldog Dump Truck1926

Classic Museum Pieces
1:24MackBulldog Log Hauler1926

Classic Museum Pieces
1:24PackardDual Cowl Phaeton1931

Classic Museum Pieces
1:24PackardBoattail Speedster1930

Classic Museum Pieces
1:24PackardSpeedster Phaeton1930

Classic Museum Pieces
1:24CadillacV-16

Classic Museum Pieces19651:24CordPhaeton Sedan1937
PC71:198Customizing kit19621:24FordCoupe / Cabriolet1930
PC72:198Customizing kit19621:24FordCoupe / Convertible1934

Customizing kit
1:24FordCoupe / Roadster1936
2234Special Interest Series19781:24Bugatti35B1927
7551Special Interest Series
1:24FordCoupe1930

Special Interest Series
1:24FordCabriolet1930



Leer más »

domingo, junio 07, 2015

AutoModelismo Magazine: proyectos olvidados

En esta segundo round personal con el hobby, después de un paréntesis de unos 5 años, me encuentro que quizás producto de la crisis porque se vuelven insostenibles, de la desgana que tarde o temprano sufre todo friki por su pasión o por lo que fuera, muchas webs interesantes que recopilaban información útil han ido evaporándose. Para recuperar la memoria perdida tenemos una herramienta magnífica, archive.org, que no es perfecta, pero es la única que hay de este tipo.

Sin embargo, el caso de automodelismo magazine fue un canto de sirena temprano, un proyecto que apenas duró 1 año y consiguió lanzar 4 breves números digitales bimensuales de lo que pretendía ser la primera publicación digital y española dedicada al mundo del automodelismo, escrita además en español e inglés, con los ojos ya puestos en el mercado mundial y en un concepto sin fronteras.

Portada de la web durante su año de existencia.

Su promotor, José M. Pérez, explicaba en su última editorial que afrontar un reto de tal calibre, incluso contando con algunos colaboradores desinteresados, tener que acompasar ese proyecto con la vida familiar, sus propias aficiones personales, siempre de manera desinteresada, le obligaba a hacer algunos cambios, como no publicar más la sección Novedades, que se volvía inabarcable dado el ritmo de nuevas referencias de aquellos primeros años del siglo XXI. Sin embargo, aquella editorial y aquel número 4 fueron el adios a una idea y un proyecto que hoy podría haber sido el sustituto de la desaparecida y hoy ya mítica MiniAuto de la que se llegaron a publicar un centenar y medio de números en papel durante casi 13 años.

Así que sirvan estas líneas como recuerdo de aquella estrella fugaz y de tantos otros proyectos personales, de los que han habido innumerables ejemplos en la red, y que finalmente desaparecen, cuando no por agotamiento pues por una cuestión económica.

Leer más »

sábado, junio 06, 2015

Chevrolet 1932 (AMT 1:25): panelado e interiores

Sigo trabajando con este viejo kit de AMT-ERTL de 1986 que reedita uno muy anterior de MPC, tal y como relaté el pasado 17 de mayo. Después de trabajar con su chasis y motor, al que se le añadió cableado y línea de combustible hasta el carburador para pasar luego a trabajar con las dos partes de la carrocería, vino la batalla con el panelado lateral en negro que recorre todo el vehículo y le da un toque muy característico y atractivo a ese conjunto de amarillo sobre negro; para luego pasar a unos interiores que tuvieron que haberse trabajado más, aunque para ser este mi primer modelo en esta mi nueva pero segunda etapa modelística, me doy por satisfecho.

PaneladoInteriores
La verdad es que esta rayita lateral me trajo más de un quebradero de cabeza.

Primero intenté hacerla a mano alzada con rotulador permanente negro (un edding tradicional que me funcionó relativamente bien con el Honda Odyssey de Fujimi). El problema es que la línea era demasiado ancha e irregular, por lo que tuve que repintar la carrocería para eliminar tamaña chapuza. Así que, opción desechada.

Luego intenté enmascarar para pintar con aerógrafo, pero las irregularidades de algunas zonas me hicieron desistir, porque además el corte con cutter también es a mano alzada e, igualmente, no obtenía líneas rectas. Así que, opción desechada.


Cuando estaba a punto de desistir y dejarlas tal-cual se me ocurrió usar calcas. Pero de dónde las sacaría? Tenía unas desde hace seis o siete años de Scale Motorsport que imita la fibra de carbono para el Sauber de Tamiya (un viejo proyecto que duerme el sueño de los justos en su ilustrativa caja). Los laterales de la calca eran negros pero, nuevo desastre, las calcas estaban en mal estado, cuarteadas. Así que el invento podía funcionar pero no con éstas.

Por suerte encontré otro set de calcas de Crazy Modeler en mi caja de materiales que, pese a los años, estaba como nueva (y cada quién que saque su juicio sobre las calidades de ambas marcas), también para imitar fibra de carbono.

Lo que hice fue marcas líneas rectas con el rotulador permanente, que luego pinté con una película protectora para calcas (el liquid decal film de MicroScale). Con una regla y el cutter corté tiras de aproximadamente 1 milímetro (no me esforcé en buscar uan escala proporcionada, la verdad). Apliqué las calcas, ya de paso, utilizando micro set (antes de ponerla) y micro sol (sobre la calca una vez pegada) y... Tachaaán!


Con el capó usé una técnica distinta, precisamente las primeras que había probado. Aquí enmascarar es mucho más sencillo. Primero probé con rotulador de base de agua, que me recomendaron en una papelería de arte, marca Posca, pero como no seca de inmediato, como los de base de alcohol, el color se filtró debajo del enmascarado. Un desastre que, al menos, fue sencillo de corregir lavando de inmediato la pieza. Repetí enmascarado y esta vez usé mi viejo edding. Perfecto. Me gustó el nuevo rotulador al agua, pero para otros usos. Seguiré experimentando con él.
No estoy muy satisfecho con el resultado de los interiores en cuanto al tablero, pedales y puertas porque merecían un trabajo de eliminar lo que se insinuan como partes del vehículo para haberlas recreado de manera más realista a scratchs. Tarea anotada para el siguiente.

Los sillones quise que tuvieran un tono de cuero ya con cierto uso aunque sin desconchones. Lo que hice fue pintar con marrón chocolate (#70872) de Vallejo una primera base. Luego apliqué marrón cuero (#70940) pero descargando el pincel de pintura antes de ir a la pieza en un paño (casi como un pincel seco). Luego fui subiendo el tono de este color con blanco (#70951), tres veces, la primera en una proporción (a ojo) de 4:1,la segunda de 2:1 y la última 1:1, pero en este último paso, con el pincel extraseco y sólo en las partes que de manera natural reciben más luz (superior y costuras). Por último un ligero lavado en gris negro (#70862) muy disuelto en alcohol, eliminando el exceso de humedad antes en un paño absorvente, para las hendiduras.


Los pomos de los paneles de las puertas se debieron de haber eliminado y sustituido por piezas creadas exprofeso, pero ni lo pensé. Se pintaron en plata de Tamiya (X11).

El volante se sustituyó el de la maqueta por uno de MG Model Plus (que no recuerdo como llegó a mis manos) con centro de fotograbado y aro que imita madera pero que igualmente fue pintado.

La pieza que representa los pedales la perdí, así que fueron reconstruidos, aunque esa cosa que parece imitar un pedal tras la palanca de cambio... mejor no decir nada. Los nuevos pedales se pintaron en negro y pincel seco en gris metalizado (#71072). Las palancas son las del kit, pintadas en negro (las originales son cromadas, horrorozas).


El tablero se pintó en negro brillante (X1) de Tamiya pero no me gustó el resultado así que maté el brillo con gris negro de Vallejo aplicándolo como pincel seco, varias veces, más una última pasada con marrón chocolate. La zona de los relojes se lavó generosamente con negro humo (X19) de Tamiya para luego aplicar pincel seco de plata (X11).


Terminadas estas partes ahora viene lo que debería parecer más fácil, añadir los extras exteriores, poner radiador y completar el motor con algún que otro cable, dar un poco de vida al cortafuego con diversos colores... pero no. En este tipo de maquetas, nada es taaan fácil. Pero al menos el fin del trabajo se ve a lo lejos y ya le estoy dando vueltas a esos detallitos finales que lo harán singular. Y si fuera el Chevy de un gánster? Un par de armas, unas sacas de un banco, un par de flejes de dólares por los sillones, un sombrero de matón...




Leer más »

jueves, junio 04, 2015

Cómo iniciar una colección: ideas

Este artículo lo descubrí en una web argentina ya desaparecida, www.coleccionables.com.ar, que existió entre 2000 y 2012, recuperable gracias a la bendita archive.org (aunque a mí no me deje recuperar artecar24.com, insisto en el tema para ver si siendo pesado se consigue algo).

Se trata de un artículo con 7 consejos que ayudarán a todo aquel o aquella que desee iniciarse en el coleccionismo y le evitará algunos quebraderos de cabeza que, tarde o temprano, amontonemos lo que amontonemos, aparecen en nuestro camino: cómo empezar, qué coleccionar, cómo armar una colección, dónde adquirir las piezas, cómo ordenarla y cómo exhibirla.

De obligada lectura para todos los buenos frikis que Marvel ha traído al mundo, y que sin poder explicar por qué, tienen esa tendencia por acumular y estudiar un determinado tipo de objetos, sean pósters de cine porque son unos cinéfalos, sean relojes porque les obseciona llegar tarde, sean coches antiguos porque los modernos no tienen salsa, sean miniaturas porque desean sentirse grandes, sean monedas porque desean sentirse ricos, sean cartas porque desean sentir amados, sean botellas de cerveza porque sueñan con una buena cogorza, sean lo que quieran ser...

Imagen de ForoDiecast.com, aportada por el usuario LWiZ-R.




Cómo empezar

Qué coleccionar
Muchas cosas pueden formar parte de una colección, recomiendo navegar por este u otros sitios para enterarse de la cantidad de cosas que pueden formar parte de una colección, pero en general, el punto de partida de una buena colección es un potencial coleccionista con alguna afinidad temática o filosófica con los objetos a ser coleccionados, puede ser que un familiar le haya regalado o que haya heredado una cantidad de ejemplares, o que hayan comenzado a adquirirlos o juntarlos por alguna razón, hay un momento que uno los ve y dice voy a coleccionar. Relojes, municiones, sombreros, automóviles, aviones, películas, postales, estampillas, cajas de fósforos, armas o coleccionables de kiosko, que los hay por decenas... van a formar parte de nuestro acervo, dependiendo de nuestras posibilidades de espacio, de disponibilidad de dinero y de la accesibilidad de fuentes. Las colecciones generalmente comienzan siendo simples acopios, juntando objetos de manera acumulativa, sin más pretensiones que la cuantitativa. Este es un buen principio, porque el disponer de una cantidad de cosas del mismo tipo nos va entusiasmando para comenzar a investigar el origen de tal o cual pieza.

A menos que tengamos mucho dinero, y poca paciencia, no es conveniente invertir en comprar ejemplares raros en los albores de nuestro hobby, primero porque la cantidad entusiasma, segundo porque nuestros conocimientos sobre el tema no son muy amplios y podemos pagar gato por liebre.

Es mejor ir juntando una cantidad para después agregarle ejemplares de mayor valor histórico o económico.

Dónde adquirir ejemplares

Armando una colección
Adquirir lotes puede ser una forma de ir armando nuestra colección, tratar de contarles a todos nuestros conocidos sobre la afición que nos está ocupando el tiempo puede también rendir sus frutos, entre ellos vamos a tener nuestros primeros proovedores, ya que muchos en algún momento juntaban alguna cosa, o tienen guardado de su juventud o del abuelo ese ejemplar que no sé que calibre es o no sé si es una cámara fotográfica, un Scooter o un cañón de 105 mm, pero un día lo trajo para guardar y quedó ahí.

Una postura importante que todo buen coleccionista debe tener: ser agradecido. Porque a pesar que aquella balita rara que encontró la tía en un cajón, es una 22 LR, FM, o la camarita antigua que te trajo tu amigo es una Kodak Fiesta, su valor emotivo, puede ser grande y posiblemente un día, de la misma manera, se acuerden de ti y te traigan un ejemplar interesante.

Los clubes y asociaciones de coleccionistas son una de las principales fuentes de conocimientos y piezas ya que al ser sin fines de lucro, y como su objetivo mas importante es la difusión del hobby, nos van a asesorar, a ayudar a clasificar, e incluso a través de canjes, ventas y remates, auxiliar en el armado de nuestra colección.

El comercio especializado es otra fuente básica, los comerciantes del sector son en general enciclopedias vivientes, complementan su actividad comercial con el hobby, que los hizo incursionar en este sector. Apelar también, sobre todo en pequeños comercios de muchos años de permanencia, a la buena voluntad y disposición de sus propietarios, que pueden tener guardado, alguna cosa que agregar a nuestro acervo, perdida en sus estanterías o cajones.

Así vemos surgir, como detenidas en el tiempo, cajas de municiones antiguas en desuso, películas sin exponer de formatos ya abandonados, discos, libros, postales, estampillas y los mas variados objetos. Los coleccionistas con algún tiempo en la actividad, disponen de ejemplares repetidos para cambiar, vender o aún regalar. Estos, si logramos convencerlos de lo sincero de nuestro entusiasmo, nos cederán alguna de sus piezas, con lo más importante, el conocimiento.
Insisto en esto, la clasificación es lo que diferencia al coleccionista, de aquel que simplemente junta. El coleccionista, según mi concepto, es como un preservador de la memoria colectiva, un guardián de las experiencias vividas por la humanidad hasta el presente, un historiador. 

El ir consiguiendo piezas para nuestra colección es un incentivo y nos va capacitando para mejorar el perfil de ella. Las colecciones deben tener cuando llegan a un determinado punto, una temática, porque es más fácil de ordenar, y nos permite ser mas específicos a la hora de adquirir ejemplares. La especialización de un coleccionista también le permite conocer mejor su colección.

Por ejemplo, colección de Automóviles deportivos Europeos de la década del 30, colección temática de sellos postales, con animales, bayonetas de la Segunda Guerra Mundial, parches de la guerra de Vietnam, municiones inglesas de caza, armas de puño policiales... la lista puede ser interminable.

De esta forma, también podemos ir adquiriendo literatura y complementos que van a valorizar nuestras colecciones y aumentar nuestros conocimientos, si coleccionamos armas militares de la Guerra Civil Española podemos complementarlas con uniformes, insignias, e incluso objetos históricos y publicaciones de la época. Si coleccionamos botellas de cervezas, contar con piezas de viejas destilerías, merchandising de marcas desaparecidas, libros con la historia de la cerveza o el cómo de su elaboración, harán más rica la experiencia del coleccionar.

En definitiva, coleccionar no es juntar cosas, es estudiar una parte de lo que el hombre ha sido y es a través de una determinada temática o idea: la guerra, el medio de transporte, la comunicación, la alimentación, la cultura.

Cómo ordenarlos

Cómo exhibirlos
Cada colección tiene una forma eficiente de almacenamiento, de exhibición y de clasificación, asi como de mantenimiento. Es fundamental, aprender todo lo relacionado con estas actividades porque el cuidado de nuestros ejemplares es indispensable, tanto para mantener su valor histórico y pecuniario, como para la estética de nuestra colección. Todos sabemos que las estampillas deben alejarse de la humedad o mantenerse en clasificadores para evitar su deterioro, que las armas deben lubricarse y mantenerse secas evitándose los golpes, es importante aprender todo lo posibles sobre como mantener nuestra colección y exhibirla.

El siguiente paso es identificar las piezas. Luego de recibir un ejemplar y antes de clasificarlo, debemos identificarlo, para ello procedemos a limpiarlo, con cuidado siguiendo las recomendaciones de cada caso (si no estamos capacitados, es mejor no hacerlo, pues no es rara la existencia de coleccionistas que han arruinado piezas al sacar sus características de originalidad por exceso de celo, cartuchos de papel o con lubricantes destruídos, medallas con plateados desgastados, etc.).

Luego según el caso estudiamos su exterior, los medimos, comparamos sus características con las existentes en los catálogos, por ejemplo estampillas de distinta edición y valor, aparentemente iguales, con filigranas diferentes.
Si ya sabes que coleccionar, has empezado a hacerlo, tienes documentada tu colección, identificada las piezas, ordenadas, es el momento de su acondicionamiento.

Debemos pensar en la forma de acondicionar nuestra colección, como mostrarla y exhibirla si se diera la oportunidad, como guardarla, para ello debemos contar con un sistema de almacenamiento que nos permita ordenarla, clasificada y que junto con el valor histórico, tenga un valor decorativo.

Cosas como la estanqueidad de una estantería es vital para exhibir piezas como maquetas, armas, botellas y otro tipo de piezas físicas fácilmente visibles. Los grandes objetos como coches, motos o bicicletas antiguas requieren grandes espacios y empezar a coleccionarlos sin buenos garajes a la larga producirá un deterioro ambiental que implica una inevitable pérdida de valor.

Sellos, monedas, cartas antiguas y otro tipo de objetos pequeños necesitarán de cajones especializados que resulten fáciles de usar para acceder a cada parte de la colección.

En ambientes húmedos necesitarás atajar este problema. En ambientes muy cálidos deberás tener en cuenta si los días de excesivo calor afecta a tus piezas. Porque al final, una colección es una inversión con posibilidad de retorno. La conservación guarda tus espaldas y la exhibición te abre nuevas oportunidades.

Qué coleccionar

Ideas
Realmente es difícil dar una idea precisa en esta cuestión, cualquier elemento que pueda ser organizado en series puede ser coleccionado, de todas maneras, uno de los requisitos para formar una colección, podría ser que esos elementos sean coleccionables. Parecerá una cosa obvia pero no lo es, los objetos incluídos en esta amplia definición, por alguna razón tienen potencialmente un valor, sea este económico, histórico, emotivo, social, o de algún tipo.

También, por ser elementos raros, excéntricos, bizarros o que se destaquen por alguna razón. Ya sea por sus cualidades, por su belleza o aún por su fealdad. Entonces, se pueden considerar coleccionables, cepillos de dientes de personajes famosos de la literatura, aviones de algún tipo, maquetas y dioramas, etc.

Entonces lo ideal es buscar (como vimos anteriormente) un tema que nos sea familiar o atractivo por alguna razón y comenzar con eso.
Armas - Municiones - Armas Blancas - Dagas - Bayonetas - Sables - Cuchillos - Cortaplumas - Armas de fuego - Armas Cortas - Armas Largas - Avancarga - Retrocarga - Chispa - Municiones de coleccion - Clips - Cargadores - Cajas - Polvoreras - Uniformes - Charreteras - Cinturones - Hebillas - Fundas de Armas - Gorras - Cascos - Quepis - Shakos - Insignias - Distintivos - Medallas - Condecoraciones - Relojes - Objetos - Memorabilia - Porcelanas - Bronce - Banderas - Documentos - Postales - Fotografías - Coleccionables - Esotéricos - Discos Laser - Films - DVDs - Tablas Ouija - Cartas de Tarot - Arte - Pinturas - Cerámicas - Bronces - Monedas - Estampillas - Lapiceras - Automoviles Antiguos - decadas 30 - 40 - 50 - 60s - Tarjetas Telefónicas - Juguetes - Libros - Manuales - Fósforos - Antigüedades - Cámaras Fotográficas - Máquinas - Aeromodelos - Aeromodelismo espacial - Dioramas - Barcos - Aviones - Maquetas - Encendedores - Accesorios - Partituras - Latas de Gaseosas - Latas de Cerveza - Piedras - Posters - Paquetes de Cigarros - Pipas - Máscaras - Soldaditos de Plomo - Miniaturas...

Leer más »

martes, junio 02, 2015

Nacoral, otra olvidada del juguete español

El 7 de octubre de 2004 publiqué un artículo de alguien que empezó siendo un contacto del hobby, colaborador de ArteCar24.com, que ha terminado, quiero pensarlo así, siendo un gran amigo pese a la distancia. Joan Pere Menarguez, coleccionista y modelista donde los haya, experto (aunque él diría que no) del mundo del hobby y del coleccionismo, comercial durante años de varios mayoristas y distribuidores nacionales, redactor en publicaciones memorables como MiniAuto, forero activo (como @joanpere lo encontrarás)... en definitiva, un apasionado, pero sobre todo, mejor persona. Me consta.

En aquella ocasión el artículo acompañaba a un grupo de fotos que en su conjunto mostraba los rarísimos modelos en metal fundido (diecast) de la marca española Nacoral en escala 1:24 o 1:25, algunos de ellos verdaderos tesoros y codiciadas piezas para coleccionistas y restauradores, muy cotizados en mercadillos.

Antes de pasar a rememorar aquel texto y fotos, recomendada visita a la web nacoral.jimdo.com donde encontrarás viejos catálogos y más información de la marca zaragozana.



NACORAL fue una marca española juguetera que entre otras cosas fabricaba, en nuestro país, diecast en escala 1:24. La rareza de sus modelos (desde la perspectiva del hoy en día) y el acabado bastante aceptable para su época (al nivel de BBurago o Polistil) los hacen ser muy buscados por los coleccionistas, incluidos los franceses y alemanes, países a los que la marca se exportó con cierta importancia.

Hoy en día, un modelo "raro" de Nacoral puede venderse en el mercado de segunda mano, el regateo y el descatalogado (ese que parece no existir a ojos de ciertas publicaciones) por la nada despreciable cantidad de 100 euros. Lo que por otra parte creemos es algo totalmente desproporcionado. Aunque ya se sabe, si un precio existe es porque un coleccionista lo paga.

Aunque esta aportación de Joan Pere no es un artículo propiamente dicho, hemos aprovechado algunas fotos de Nacorales que intercambia (no vende) para mostrar a los coleccionistas algo de lo que hizo esta "tan misteriosa marca" (misteriosa para los que hemos llegado recientemente al hobby).
Así como de Guisval he podido tener en las manos un catálogo de 1974, de Nacoral nunca he tenido el placer de ver ningún catálogo. No obstante en base a unos modelos concretos el fabricante zaragozano ofrecía multitud de versiones, tanto de calle como de competición.

Respecto a los coches en si hay que diferenciar varias evoluciones, que sobre todo nos viene dadas por los trenes rodantes. En primera instancia los neumáticos eran de goma y las llantas metálicas cogidas al eje por un buje o palomilla plástica. Al parecer diche fórmula encarecía mucho el producto, porque en una segunda fase pasaron a ser de neumáticos de goma pero con llantas en plástico, respetando en lo posible las formas originales de las metálicas. Esa combinación ha resultado ser letal para la conservación de estas miniaturas ya que la combinación de dichos productos creaba una mezcla química que con el tiempo ha acabado por descomponer las llantas, con lo que no es raro, encontrar Nacorales en perfecto estado de conservación, pero con las llantas en diferentes grados de descomposición.

Otro efecto aplicable a estos coches más viejos pero más dificil de detectar, hasta que es demasiado tarde es la fragilidad en que se convierte el metal (zamac) del que estan hechos, hasta el punto que basta a veces coger de mala manera un coche, por ejemplo del parachoques, para levantarlo, y quedarte con dicha pieza en la mano, rota. Dicha fragilidad parece ser que no tiene remedio, por lo que se recomienda la manipulación muy cuidadosa de caulquier Nacoral metálico hasta que no se este muy seguro, de que nuestra pieza no esta atacada de este mal. Se suele ver por una especie de porosidad que ataca a las piezas. No estoy muy seguro, de si anteriormente había piezas "manchadas" de barro entre los coches de primera serie, pero lo que si es seguro, es que entre los de segunda serie, es decir los de ruedas deformables, empezaron a llegar los primeros vehículos de competición, sobre todo de rallyes, cargados en la baca de trastos y ruedas de recambio manchados de barro. Entre ellos podríamos destacar los Mercedes 350 SL, Fiat 124 Sport, Fiat 500, Fiat 127 o Renault 5.



A todo esto, quizás por que detectaron en Zaragoza el problema que representaban las llantas de plástico con los neumáticos de goma, o bien para seguir reduciendo costos, lo cierto es que la última serie de coches Nacoral, ya pasaron a tener llantas y neumáticos de goma, en detrimento de la realidad (aunque las llantas anteriores no se parecían a las reales de los coches), para ser ambas piezas en plástico, que les daba un aire más de juguete.

Aparte de los coches, dijesemos normales de calle, también prudujeron una serie de corta (no más de 5 ó 6 modelos) de coches veteranos metálicos que podríamos englobar con cierto optimismo dentro de la escala 1/24.



Todo principio tiene un fin, y parece ser que Nacoral cierra puertas como tal, quedando los trabajadores y montando una especie de cooperativa, Intercars, esta historia no la tengo contrastada, pero si que es cierto es que con Intercars, los estandares de calidad bajaron significativamente, ya que aun siendo los mismos moldes la calidad de los coches no era ni de lejos la misma, y precisamente los Nacorales no eran Franklyn Mint. Pero aun asi, la historia pareció no cuajar, porque tras Intercars, salió al mercado otra marca: Inzaplast. Y esta si que acabó por rematar la poca calidad que le quedaban a los Intercars.

Sobre todo a nivel de ruedas eran nefastos, y como pieza más significativa de este desarme de calidad, la pieza que más me ha chocado era el Rolls Royce, creo que era un Silver Shadow, con las mismas llantas y neumáticos de puro juguete del resto de coches, y con espejos retrovisores del tipo California, sencillamente alucinante. Claro esta que est esta visto con una perspectiva de 25 o 30 años de diferencia, ya que hoy en dia cualquier coche de colección por barato que sea le da ciento y raya a estos coches de colección que más bien estaban pensados para jugar, y que en última instancia, eran un modo de intentar defender unos puestos de trabajo y el sueldo del mes.

A groso modo asi veo el tema de Nacoral, con grandes luces, pero que con el tiempo fueron quedandose a oscuras hasta desaparecer en el tiempo, y asi como los Guiloy, practicamente murieron casi con la misma calidad con que nacieron, los Nacorales fueron una fórmula que se intento exprimir al máximo hasta que fué indefendible.



Respecto al mercado de coche de colección antiguo, no es extraño ver Nacorales, Intercars e Inzaplast, en diferentes grados de conservación, desde la pieza en perfecto estado, con caja a precios de marisco fresco, hasta verdaderas ruinas solo aptas como donantes de órganos, o para el cajón de espera a la llegada de otro donante para de dos hacer uno, y que muchas veces también estan a precio de marisco. Aunque eso si, es más dificil de ver un Guiloy en perfecto estado que un Nacoral, y los precios de los primeros suelen ser sensiblemente más altos que los de los segundos. Para si alguien le interesa, los modelos de Guisval no son muchos pero si muy sabrosos: Seat 124, Seat 1430, Renult 12, Seat 124 Sport 1600, Mini Cooper, Renault 5... y no se si me dejo alguno.

Amigos, espero que este pequeño texto sobre Nacoral sirva también para acompañar a las fotografías.











Leer más »