Mostrando entradas con la etiqueta Modelismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Modelismo. Mostrar todas las entradas

martes, julio 21, 2015

Large Scale Armory 1:24 de James Banner

Buscando información para recrear una Tommy a escala 1:24, la popular ametralladora de los gánsters de los años 30, para acompañar a mi delictivo Chevy del '32 de AMT encontré en el foro de Armorama un pequeño tesoro en kits de resina.

(c) Large Scale Armory - James Banner.

El modelismo está lleno de artesanos que sin muchos recursos pero grandes ideas y una habilidad envidiable son capaces de sacar a ese mercado paralelo que rodea a nuestro hobby y que resulta tan apasionante, conjuntos de accesorios realmente inspiradores. Ese es el caso de James Banner (aún no tiene una web como está mandado, pero imagino que en breve, porque realmente lo merece).

El modelismo militar en escala 1:24 es extremadamente raro de ver. Son poquísimos los kits que las marcas comerciales lanzan al mercado, aún así y centrados en la segunda guerra mundial, entre los extremadamente raros modelos de IMAI (inconseguibles y a precios disparatados cuando aparecen en alguna plataforma de subasta o segunda mano) y el Willys de Italeri hay un pequeño y apasionante mundo de oportunidades, escaso, pero interesante. Y ya se sabe que lo difícil siempre se valora más.

Jim, bajo la marca Large Scale Armory pone a disposición de los más extravagantes modelistas militares un conjunto de sets... y figuras artículadas (sin ropajes)!... fabricados en resinas y ambientados en la Segunda Guerra Mundial que harán las delicias de más de uno.

Por ahora puedes ver la galería de productos disponibles en PhotoBucket y pedir precios de los conjuntos de accesorios, que van entre los 16 y los 40 dólares, al correo electrónico largescalearmory@gmail.com, donde podrás contactarle. Los gastos de envío no deben subir mucho el precio ya que el peso de uno de los sobres es mínimo. Eso sí, recomiendo que te lo envíe por USPS, el servicio nacional de correo en Estados Unidos, a ser posible como carta, para que llegue vía Correos España sin mayor problema. Especialmente si el envío es a Canarias, ya sabes, tema aduanas y DUA... sin más comentarios.

Y como una imagen, o dos, valen más que mil descripciones y referencias, aquí te dejo un par de fotografías usadas con autorización.

(c) Large Scale Armory - James Banner

(c) Large Scale Armory - James Banner


Leer más »

viernes, julio 10, 2015

Escalas, juguetes y miniaturas

(Artículo recuperado de la web artecar24.com. Texto original de 2001. Texto revisado en 2015.)

Qué es una escala?


Las imágenes que ves en este artículo han sido tomadas de la tienda especializada Gasoline Alley Antiques, donde podrás comprar cualquiera de estos kits.

Ace #1R, madera en 1:24, de 1952.

Ace #8R, madera en 1:24, de 1951.

Ace #15R, madera en 1:24, de 1946.

Aurora #576-198, plástico en 1:24, de 1963.

Comet #PL-808, plástico en 1:24, de 1957.

Gar Vic, slot en 1:24, años 60.

Ideal #3064, plástico en 1:25, de 1954. 
(Nota a los coleccionistas españoles: miniatura fabricada en EE.UU., a mediado de los años 50 -en plena época franquista-, utilizando la bandera republicana de antes de la guerra civil.)

Linderg #6030, plástico en 1:24, de 1967.

Linderg #6104M, plástico en 1:24, de 1969.

Monogram #PC51-98, plástico en 1:24, de 1959.

Revell #R-1089, slot en 1:24, de 1963.



Más información:




Por qué la escala 1:24?

Cuando era niño recuerdo a mi padre montando dos maquetas de aviones, probablemente de escala 1:72 (es algo que supongo hoy). Sí recuerdo vagamento aquellos aparatos, un caza y un bombardero, con sus bases de exposición. Podría tratarse del año 1978 ó 1979. Hoy sé (imagino) que adquiridos en aquella memorable Casa Portuguesa que tantos cincuentones recuerdan hoy con nostalgia. No recuerdo ni qué aviones eran ni de qué marca de maquetas se trataba, pero sí que estaban pegados con el Imedio que se anunciaba en la tele. Y también como los intenté hacer volar, así que supongo que terminarían en la basura. Mi madre no era de guardar juguetes viejos o rotos.

Años después, ya adolescente, cayó en mis manos una maqueta regalada de un gran barco. Luego vino otro. Hablo de 16 años. Una maqueta pegada tal cual, según venía en la caja. Mi primer acercamiento al modelismo.
Y después de eso ya no volví a ver este hobby hasta aproximadamente 1996 ó 1997 cuando en un supermercado de AlCampo encontré unos coches de BBurago que reproducían algunos automóviles antiguos o clásicos. Me engancharon. Estaban de oferta y me los compré. Su escala, la 1:24.

Después de eso vino la primera maqueta, un Cadillac ElDorado de Lee que monté tal cual venía de caja, pegado con cianocrilato. Y ya que también empezaba a trabajar con proyectos en un incipiente nuevo medio de comunicación masivo, democrático y bidireccional como es Internet, empecé a buscar información.

Así que vino otro coche y otro, otra maqueta y otra. Y tomé una decisión, quería que guardaran una proporción equivalente. Quería poner una Harley al lado de un Volvo y observar sus diferencias también en dimensiones.
Primero fue acercarme al hobby, luego comunicar sobre el mismo. Y nació ArteCar24. Si volviera atrás reconozco que tal vez hubiera sido ArteCar43, pero lo difícil de esta escala, que sea una rareza en el mercado español, que los que nos dedicamos a ella seamos tan pocos y se formen grupos tan bien avenidos, estoy seguro, no sé si lo hubiera tenido siendo otra cosa. Porque al final un hobby, una afición, una pasión cualquiera (sana) es una excusa para unir personas.
Una de las cosas que más me sorprende en el mundillo de las miniaturas es que algunos modelistas y coleccionistas no sepan o entiendan qué significa y qué implica la fracción 1/24 y, en general, las fracciones de las escalas. Esto, que puede no ser extraño si uno no ha recibido la debida formación en matemáticas o dibujo lineal, es todavía mucho más increible o significativo si, cuándo quién no entiende lo qué es una escala, es el propio fabricante, quién dice que "si fabrico un coche de 7 pulgadas de largo -unos 17 centímetros, medida media en el vehículo americano a escala 1:24-, entonces fabrico a escala 1:24. Deducción totalmente falsa, o mejor dicho, que sólo se aproxima a la realidad. Estos fabricantes parecen ignorar que la utilización de una escala es algo tan elemental y sencillo como el hecho de dividir todas las medidas reales a reproducir entre el denominador de la escala, con lo que obtendremos algún coche de 7 pulgadas, otros de 6'5, otros de 5, otros de 6'3... Si tenemos una colección de coches de 7 pulgadas, lo que tenemos son coches cuyas escalas variarán entre la 1:20 y la 1:30.

Probablemente, la historia de la escala y su utilización en la fabricación de objetos que representan a tamaño reducido a otros a tamaño mucho mayor, guardando la proporcionalidad en todas sus medidas en un denominador común, pueda ser tan vieja como la historia de las matemáticas y vaya ligada paralelamente a la de ésta. Sin embargo, aunque existen precedentes, casi todos los que han investigado en una u otra forma este tema parecen coincidir en que escalas y juguetes se dan la mano en la industria del modelismo ferroviario de principios del siglo XX. Si bien, como con casi todo lo que conocemos hoy en día, ya en el Antiguo Egipto... bla, bla, bla. Para nuestro resumen, usaremos la fecha más reciente.

Para entender las escalas


Haciendo un resumen muy a grosso modo, la historia comienza a principios del siglo XX con la expansión del ferrocarril. Las empresas jugueteras inglesas y alemanas, primero, las americanas después (y en esto parecen coincidir todos los autores a los que he tenido acceso) empezaron a reproducir trenes, vagones, vías y accesorios. Estos juguetes de conjunto formados por distintas piezas que podrían comprarse en cajas o por separado, deberían de mantener entre sí una proporcionalidad que la hiciera creible desde la perspetiva de un niño, o incluso desde la visión de un adulto. Esto tampoco era una necesidad nueva y ya se daba en otros ámbientes como en las fábricas de casas de muñecas, donde la escala tradicional es la 1:12.
Así que ya tenemos una pata de la mesa miniaturas a escala: la necesidad de, no sólo reproducir a escala, sino la de mantener una proporcionalidad continua en una línea de juguetería extensa, como era todo lo que comprendía el modelismo ferroviario.
Tradicionalmente, tanto en el mundo industrial como en el mundo juguetero y en general en los paises -que en aquel momento eran, además, potencias mundiales- que usaban el sistema anglosajón de pies y pulgadas, las escalas naturales eran aquellas que les permitían reducir un objeto de 7 pies a otro de 7 pulgadas, teniendo en cuenta que 7 pies son 12 pulgadas y que por lo tanto ya no es algo tan sencillo como dividir entre 10 ó 100. Las escalas naturales para el sistema anglosajón son las proporciones múltiples de 12. Si observas la siguiente tabla podrás entenderlo perfectamente:

Razonamiento Proporción Escala
una pulgada/un pie 1/12 1/12
6/8 pulgada/un pie 6/8/12 1/16
media pulgada/un pie 1/2/12 ó 4/8/12 1/24
3/8 pulgada/un pie 3/8/12 1/32
1/4 pulgada/un pie 1/4/12 ó 2/8/12 1/48
1/8 pulgada/un pie 1/8/12 1/96

Como podrás observar, el diseñador de aquella época no sólo jugaba con las escalas maestras (por llamarlas de alguna forma, y que eran aquellas resultantes de aplicar los razonamientos: 1 pulgada / 1 pie, 1 pulgada / 1,5 pies, 1 pulgada / 2 pies... que equivaldrían a 1:12, 1:18, 1:24...), sino que además buscaba fracciones de pulgada que representaban a un pie, realizando la operación inversa a la planteada entre paréntesis: tres cuartos de pulgada / 1 pie, media pulgada / 1 pie, 6 octavos de pulgada / 1 pie... que equivaldrían a escalas como 1:16, 1:24, 1:32...

Así que aplicando proporciones a las pulgadas, que representarían en escala, la medida de un pie, o lo que es lo mismo 12 pulgadas, siempre y cuando el resultado de la fracción fuera un número limitado (es decir, que la división no diera como resultado, a la hora de representar la unidad, un valor con ilimitados decimales), podremos obtener prácticamente todas las escalas conocidas. Y todo este complejo razonamiento es así, por el simple hecho de no usar el sistema decimal que heredamos del mundo árabe, allá por el siglo X (siglo arriba, siglo abajo). Te imaginas que sencillo sería usar de manera estandarizada escalas como 1:10, 1:20, 1:25...! Pues, muy probablemente, el surgimiento de algunas escalas, como la propia 1:20 ó 1:25 ó 1:35 se deba a un ajuste para un uso más limpio en el diseño, puestos que estas fracciones dan menos números con decimales ilimitados, cuándo trabajas directamente sobre un sistema decimal.

Pongamos un caso: si para el diseño de un vehículo se ha usado el sistema decimal, es probable que se hallan usado medidas enteras del sistema decimal (por ejemplo, 350 centímetros ó 130 pulgadas); sin embargo, si usamos el sistema anglosajón, bien podrían haber usado 10'5 pies o lo que es lo mismo, 10 pies y 6 pulgadas. Con los planos de estos vehículos en las manos, la aplicación de las escalas 1:24 ó 1:25 nos favorecen más en un caso que en el otro. Por ejemplo, 10'5 pies equivalen a 5'25 pulgadas en la escala 1:24, sin embargo equivalen a 5'04 en la escala 1:25, lo que es mucho más dificil de representar y fabricar. En el primer caso, reducir 350 ó 130 corresponderían a 14 y 5'2 respectivamente en 1:25, pero corresponderían a 14'58333... y 5'41666... en escala 1:24, lo que aún es mucho más dificil de reflejar en el diseño de la miniatura y en su posterior fabricación, si cabe.
Así que ya tenemos otra pata de la mesa miniaturas a escala: el intrincado uso de las fracciones para reducir el complejo sistema de medidas de pies y pulgadas, algunas como las escalas 1:12, 1:24, 1:36, 1:48..., escalas simples para este sistema, otras, más complejas, utilizadas para cubrir las necesidades de un producto de tamaño intermedio, con escalas como la 1:18 ó 1:28 ó 1:32 y un último grupo que son aproximaciones de todas estas escalas tradicionales a otras con un uso más racional para un sistema decimal.
Cuándo el mercado del modelismo ferroviario alcanzó el auge suficiente, las marcas jugueteras se ensarzaron en una guerra de escalas, utilizando como bastión el ancho de las vías, haciendo que un tren fabricado por una marca alemana dada y que tenía 30 mm. de ancho, no fuera compatible con los de otra marca inglesa que los había fabricado con 10/12" -un doceavo de pulgada- (es decir 21'1675 mm. de ancho de vía, en la miniatura. Y fue en esta guerra de escalas basadas en los anchos de vía donde nace el intrincado mundo de las escalas de modelismo ferroviario, aún mucho más complejas si cabe que las del modelismo plástico o el coleccionismo de diecast.
Y por último, tenemos la tercera pata de esta mesa tan nuestra llamada miniaturas a escala: la necesidad de las empresas de fidelizar al cliente, necesidad que se tradujo en la diferenciación por escalas y anchos de vías, dentro del modelismo ferroviario.
Ops! Pero aquí falta algo, nos falta una pata en esta mesa. Y fueron las empresas auxiliares. Todas aquellas pequeñas empresas que fabricaron y fabrican accesorios que se vieron en un fuego cruzado de tamaños y proporciones, que tuvieron que decidir si fabricaban coches a escala 1:42 o 1:48. Y tenemos también a la industria juguetera que no fabricaba accesorios o trenes, pero que si fabricaban ya anteriormente miniaturas como soldados de plomo o casas de muñecas... o aquel nuevo y sorprendente invento llamado automóvil.

En resumen


Primero, que ya sabes como usar la escala. Cuánto es un metro en escala 1:25? Divides entre 25 y obtienes 0'04... Cómo que 0'04? Si, 0,04 metros, es decir, 4 centímetroso 40 milímetros. Y tres centímetros en escala, cuánto representa en el vehículo original? Multiplicas por 25 y obtienes 75... Cómo! 75 metros? No, 75 centímetros. No olvides el pequeño detalle que aprendiste en la escuela de que si divides o múltiplicas centímetros, obtienes centímetros; y si divides o multiplicas metros, obtienes metros.

Segundo, que ya sabes que estas escalas tan raras nuestras provienen de la industria juguetera inglesa y alemana, en primer orden, y americanas, después; estando en el meollo de la cuestión, el uso racional por parte de los diseñadores de los juguetes, a la hora de proporcionar una miniatura, de un sistema de medida tan enrevesado como el angloamericano de pies y pulgadas.

Leer más »

martes, julio 07, 2015

Ranchero '65 (Trumpeter 1:25): motor y chasis

Chasis, lo que se dice chasis no, más bien la parte delantera del mismo y parte interior delantera de la carrocería  donde se ubica el motor. La verdad es que hay que decir que el eje delantero con sus sistema de dirección y suspensión es un pequeño despropósito. No refleja bien al vehículo real; tal y como está creado en la maqueta no tiene ni sentido funcional.

Le di vueltas a reconstruir la zona pero al final decidí cambiar los amortiguadores y espirales más añadir un par de piezas a los brazos de la suspensión. No es real pero le da algo más de realismo a la zona. Los amortiguadores están hechos con dos tubos de distinto grosor, trozos de plástico redondos sacados de la caja de sobrantes (arriba) o fabricados con Evergreen (abajo y cortados con un punzón hueco). La espiral son muelles de bolígrafo (me parece). Estaban en mi caja de cosas que pueden servir.

Los discos de freno son de un diecast personalizable de la gama Auto Pro Shop de Hot Works. Como mi intención es poner unas llantas de brazos, quedarán a la vista. Llevarán pintura para las pinzas y una calca. Creo que nada más.

Para pintar el hueco del motor usé un proceso parecido al del motor: negro mate de base, pincel seco con negro gris, pincel muy seco con gris claro (medium sea grey), pincel seco con gun metal para el radiador y pincel extra seco con gris claro (barley grey) para esquinas y salientes más algún detallito en plata. El último paso, cuando esté montado esta parte del chasis será dar pincel seco en marrones rojizos en algunas partes para simular algunas zonas ligeramente oxidadas.

Cuando he ido a encajar el motor en su hueco no entraba por apenas un milímetro que tuve que rebajar de ambos lados, del espacio donde encajan los amortiguadores. Y por otra parte el conjunto de esta parte es bastante frágil y no ganará cierta resistencia hasta no pegarla al resto del chasis, así que hay que tener cuidado con la presión que haces al sujetarlo todo con la mano.

Llegado a este punto me doy cuenta que comparándolo con imágenes del vehículo real el motor está falto de algo. El sistema de alimentación de combustible no existe, por ejemplo.

Falta detallado en el carburador, filtro de combustible y bomba de inyección. Falta parte del sistema eléctrico que es lo suficientemente grande como para haber fabricado la pieza correspondiente. Y otras partes que llenarían el hueco del motor y de verdad darían vida al resultado final. Así que manos a la obra

Empezamos por recrear el sistema de alimentación, que no se acerca al real, pero lo que intento es ganar realismo, dar la sensación de que ahí hay cosas que hacen algo. Lo que pasa cuando miras un motor real y lo que ves es un complicado rompecabezas. Esa es la sensación que busco.

Con tubos, hilo de silicona y piezas de la caja de sobrantes que provienen de vaya usted a saber dónde intento crear una bomba de gasolina, incluyo el conducto que viene desde el depósito (aunque creo que la línea quedó demasiado gruesa). El filtro se pinta en blanco y luego en naranja claro (de Tamiya).

El resultado es algo grosero pero una vez dentro del hueco quedará casi oculto, pero al añadir estos conductos los huecos vacíos empiezan a ganar funcionalidad. Antes de entrar a saco con resto de chasis, eje trasero, interiores y carrocería, voy a seguir añadiendo partes vinculadas al sistema eléctrico, frenos y unas cuantas calcas.




Leer más »

lunes, junio 29, 2015

Ford Ranchero 65 (Trumpeter 1:25): motor

Las maquetas de Trumpeter nunca dejan indiferente. Los hay que creen que este aspirante chino a comerse el mercado internacional del modelismo no está a la altura de los de siempre, japoneses, americanos o los ya extintos fabricantes europeos; y los hay que creen que va a ser un duro competidor. O incluso, que ya lo es. Yo soy de estos últimos. En general, las críticas que se leen en foros de modelistas suelen ser positivas. Siempre hay un quisiera que esto o aquello fuera mejor pero tener un precio competitivo no suele casar con incluir fotograbados o con un superdetallado u otro material más allá del plástico.

Pero, a lo que iba. Empiezo con este kit del Ford Falcon Ranchero de 1965 en versión customizada, que calza un potente motor FE del fabricante, un V8 con un bloque de configuración en Y que con pocas variaciones estuvo montando en algunos de sus modelos más venerados, como el Mustang, el Thunderbird o el Torino, entre 1958 y 1976, cuando la crisis del petróleo dejaba ya claro que tragar combustible no era una opción, especialmente en vehículos que, al margen de sus seguidores y fans, tenían un fin de servicio, como era esta pick-up.

El detallado del motor es bastante bueno, incluye un buen número de partes por separado, por lo que se presta a realizar un buen detallado añadiendo cableado, que a excepción de los cables del alternador, es mejor trabajar en ellos una vez esté en el armazón sobre el que irá montado en la parte delantera del Ranchero.


Tapando juntas

Las piezas del kit que reproducen partes del motor con dos mitades encajan, en general, bastante bien. Las partes del motor de la maqueta están hechA de tal manera que las distintas juntas acaban ocultas, salvo en la parte baja y en la cabeza de la caja de cambios.

Lo que hice fue añadir una superficie plana con hojas de estireno de Evergreen, de grosor 0,25 mm., aunque luego encontré que el starter no encajaba y tuve que modificarlo un pelín.

Para la junta que une las dos mitades de la cabeza de la caja de cambios la disimulé añadiendo una costura nueva con estireno de Evergreen (bendito material blanco para cualquier modelista).


Detallando tornillería

El motor viene sin tornillería en la tapa inferior de la caja de cambios ni en el carter, así que con tiras redondas de Evergreen de 0,5mm. y y una plantilla de Euromodelismo fui recortando esos puntitos que ves en la imagen que vienen a emular las tuercas.

Otra manera usando la citada plantilla de Euromodelismo es aplicar plástico caliente sobre la misma, como si fuera un molde, y luego recortar. De esta manera podemos crear formas cuadradas o hexagonales.

De todas formas, en tiendas como Spot Models puedes comprar accesorios de tornillería con diversos estilos de cabezas y tamaños que sin duda darían aún mucho más realismo al motor.



Preparando cableado

Para el cableado, después de documentarme, usé broca de 0,5 mm. para los agujeros en el bloque y en el distribuidor de encendido. Luego recorté hilo de silicona que puedes conseguir en una corsetería o mercería cualquiera, los hay más finos y más gruesos.

La forma natural que adopta emula muy bien el cableado a las bujías. Lo más complicado fue decidir qué era, en el pequeño motor, la bobina de encendido, que por las fotografías de documentación, está debajo, en el lado derecho.



Pintando el bloque

Para pintar el bloque del motor, antes de añadir y empezar con el alternador, las correas, ventilador, sistema de escapes y filtro de aceite, usé acrílicos Model Air (pensados para aerógrafo, pero que pueden usarse con la técnica de pincel seco) y Model Color de Vallejo:
  1. Apliqué primero una base con aerógrafo en negro mate (#71057) para todo el conjunto.
  2. Luego apliqué pincel seco, dos manos, con negro gris (#71055), para ganar luces.
  3. A continuación di pincel seco con gun (#71072) a la caja de cambios y el carter.
  4. Para una mano final a la caja de cambios de pincel seco con plata (#70997), insistiendo bastante hasta darle vida propia.
El objetivo era huir de la monotía de un monocolor y hacer destacar cada gran bloque del conjunto.


Pintando filtros y escape

Como quería darle algo de color al motor y los filtros de aceite, además de en negro, suelen venir en otros colores y además suelen traer una pegatina con información de la marca, lo pinté con blanco pergamino (#70820) y le puse una calca de la caja de sobrantes que todo modelista esconde debajo de la mesa y es donde vas tirando lo que no usas de cada proyecto.


El filtro de aire ovalado para el múltiple colector de admisión, típico en deportivos como el Cobra, viene en dos partes. La zona central imita bastante bien al papel del filtro. Lo que hice fue pintarlo en negro mate y luego darle pincel seco con blanco. Gana mucho realismo. Las partes cromadas fueron lavadas con negro humo (X19) de Tamiya, como siempre.

Para los escapes usé un proceso similar al del bloque del motor, pero rematando al final con pincel seco en aluminio (#71072) de Vallejo y luego pincel extra-seco con marrón rojizo (#70982) y rojo cadmio (#70909).


Cambiando correas y ventilador

Y vamos llegando a la última parte trabajada, las correas del alternador y ventilador. Fueron sustituidas por elásticos recordatos longitudinalmente, muy finos y planos, transparentes, que suelen venir en los juguetes sujetando partes en los embalajes. La verdad es que da mejor aspecto que la pieza en plástico, que es más gruesa. Se pegó con cianocrilato y reforzó con un poquito de pegamento bicomponente (el ciano, con el tiempo, pierde su capacidad de sujeción).

La pieza del ventilador me pareció muy tosca, así que sustituí las aspas por piezas iguales hechas con alumino de lata de refresco (una Pepsi Light para concretar, que me bebí antes, porque está empezando a jacé una caló).


El problema es que quedaron un pelín grandes y tube que modificar el tubo inferior que va al radiador. Le di un color naranja brillante (X6) con Tamiya, pero me pareció muy escandaloso, así que lo envejecí con lavados de negro humo y pincel seco de gun.

La segunda y última parte del detallado del motor vendrá una vez esté encajado en el chasis. Estoy pensando en conductos de carburación, líneas y filtro de combustible, algún cable de electricidad. El todo depende de la documentación que consiga y la habilidad, por supuesto.

Y todo esto para qué? Pues mira, si no eres modelista y estás flipando en colores te diré. Me ayuda a desconectar de la realidad y el día a día de tener una empresa y el peso del presente y el futuro de 20 personas, y creciendo. Me acerca a la historia del automóvil ya que el estudio del modelo que reproduce la maqueta, su motorización, su éxito o su fracaso, me entusiasma y aprendo en el proceso. Me enseña mucho sobre pintura y arte, sobre la teoría del color, sobre el modelado, las proporciones, el equilibrio, acercándome a apreciar mejor la creatividad, que en última instancia es la materia prima con la que trabajamos en NexGlobal. Pero el principal porqué es... porque me divierte. Y eso incluye la pasión por comunicar y tomarme mi tiempo en construir este artículo. Cómo se te ha quedado el cuerpo?

Gracias por pasarte por aquí, por leer, por ver las fotografías y por dedicarme unos minutos de tu tiempo, que en el fondo es lo más preciado que tenemos en esta vida. Tiempo.

:)

Leer más »

viernes, junio 26, 2015

Jeep Willys 1944 (Italeri 1:24)

Terminé esta maqueta en el año 2001 ó 2002 y aún hoy sigue siendo una de mis favoritas. No tiene una gran técnica de ejecución y hay mucho mejorable pero lo que aún hoy me sigue motivando y que empezó con este Willys es buscar un toque distinto a mis modelos. Intentar ir más allá del añadir partes de cosecha propia e intentar que cada construcción cuenten una historia.

La de este Willys bien podría ser la de uno de tantos vehículos americanos abandonados en Europa tras la Segunda Guerra Mundial y que no regresaron como material militar, sino que fue revendido como chatarra y reutilizado en el campo en las infinitas tareas que fueron necesarias para la reconstrucción del viejo continente.


Artículo original:Fotos originales:
Kit de Italeri en escala 1/24, muy bien terminado y con un gran despiece, incluido el motor. Con algunos problemas menores en los ajustes, no trae muchas rebabas ni marcas de molde. Según algunos expertos en modelismo militar, esta versión no es ni la que fabricó Ford ni la que fabricó propiamente Bantam, sino un híbrido, cosa que advierten por algunos pocos detalles. En realidad, no es de extrañar, pues ámbos vehículos debían ser totalmente compatibles, aún así, algunas mínimas diferencias debieron de existir.

Pero vamos al grano. Con esta construcción quise imaginar uno de tantos Willys y tantos vehículos empleados en la Segunda Guerra Mundial que el ejército americano dejó en Europa y que fue subastado a la población civil para su uso. Hay abundante material gráfico, sobre todo perteneciente a Francia, de estos vehículos utilizados para la agricultura, en talleres, como transporte. Incluso algunos llegaron al norte de España.

No me extiendo mucho en los detalles pues no he empleado ninguna técnica fuera de lo común. De hecho, la construcción en general está a media. Lo más sobresaliente, el kit de frutas y verduras, en escala 1:22,5 de Preiser (empleado en modelismo ferroviario, escala LGB). Preiser también tiene otros kits en escala 1:24 y 1:25, aún así, en los pequeños objetos, la 1:22,5 no se sale excesivamente de escala. 
 
Mejoras posibles recopiladas en comentarios al modelo de los foros donde fue presentado:
  • Las cajas, demasiado perfectas. Estaría bien alguna que otra rota.
  • También partes del coche, como alguna maneta, suelo, asientos.
  • Llantas demasiado brillantes y limpias.
  • Haber desgastado más los neumáticos.
  • Algún panel en otro color o simular haber sido pintado a brocha.
  • Algo de óxido y barro, ya que se supone que está en el campo.






Leer más »

martes, junio 23, 2015

1965 Ford Ranchero (Trumpeter 1:25)

Entre decidir si empezar el Opel Admiral Cabriolet de ICM, una maqueta espectacular por cierto, o el Unimog 401 de Lassen Project, una pieza extrañísima hoy en día, único producto lanzado por la marca al mercado en su apenas año de vida entre 2000 y 2001, se me iban pasando los días sin atreverme a pegar dos piezas, más con el respeto que me dan ambos kits.

Imagen del producto en venta en Amazon.

Pero, como he sido un niño bueno, cae en mis manos en forma de regalito este bonito Ford Falcon Ranchero de 1965 (gracias amorcito!), una pickup prima hermana del Falcón estándar que sí fue un éxito de ventas y que pretendió ser la competencia de ElCamino de Chevrolet pasando sin pena ni gloria por esa década tan gloriosa del automóvil americano, no accediendo al elenco de diseños memorables que hoy pueblan nuestra memoria colectiva.

Este kit del Ranchero de Trumpeter en escala 1:24 está hecho para disfrutar de él, bien despiezado, sin rebabas ni burbujas, todo encaja a la primera (o eso parece en un primer test). Puedes montarlo de dos maneras, el estándar  o ligeramente customizado. Sólo cambia la carburación, los escapes y las ruedas, más la decoración y colores propuestos. Como anécdota, la tabla de surf que trae. Voy a montar esta última versión modificada y le añado algunas cosas a mi manera, aunque no tenga mucho sentido. Sólo para recordar que el modelismo, además de una manera de acercarse a la historia, es, sobre todo y ante todo, un hobby para divertirse.

Maquinando trastadas con este Ranchero de Trumpeter.


Leer más »

lunes, junio 15, 2015

Chevrolet Cabriolet 1932 (AMT-ERTL 1:25)

Terminado! O no tanto. Pero objetivo cumplido. Este modelo es el primero que construyo íntegro en esta segunda etapa como modelista y la verdad es que ha sido un cursillo intensivo para recordar cómo era esto, desde la documentación más básica hasta lo que es incluir algo de tu cosecha en el modelo que lo haga un pelín diferente.


Ya he narrado cómo me las arreglé con líneas en negro del exterior y los interiores, el trabajo con la carrocería y la parte de motor más chasis. Para el exterior no hay mucho más que destacar. Los cromados o partes que lo imitan (pintadas en plata de Vallejo o Tamiya, o también tratadas con bare metal como es el caso del escalón de acceso) fueron lavados con negro humo -X19- de Tamiya, una especie de barniz con negro brillante muy disuelto que, a mi parecer, da una patina de envejecido y mata ese brillo juguete de los cromados de las maquetas.

Algunas piezas fueron sustituidas por otras de la caja de sobrantes, como los tiradores de las puertas, las placas de matrículas (que son del 58!), el limpiaparabrisas, asideros del ahítepudras (que quedan algo ocultos) y tubo de combustible. Al cubre capota se le añadió una costura en la base con material de Evergreen, así como algunos botones. Se pintó igual que el sillón, pero con negro mate (color base), gris negro (pincel seco para subir luces) y gris inglés (últimas manos de pincel seco, especialmente para costura y botones).





Defectos, muchos. Sobre todo hay uno que sobresale sobre los demás, la falta de paciencia para dedicarle más tiempo a cada parte del proceso. Es el gran reto de los modelistas, no tener prisas por terminar y obsesionarse con la exactitud porque, finalmente, reproducimos la realidad (o lo que pretende ser real en el caso de la fantasía y la ciencia ficción) pero a tamaño reducido.

Al final, un modelo en manos de un no-aficionado debe marcar distancia con respecto al juguete y transmitir la impresión de tener un trabajo artesanal en las manos que intenta reproducir una parte de la realidad que nos rodea. Pura filosofía, de andar por casa, pero divertida.



Leer más »

martes, junio 09, 2015

La serie Classic Museum Pieces de Monogram

Artículo redactado y publicado en julio de 2004 en la antigua web de artecar24.com. Recopilaba las referencias ahora descatalogadas y cada vez más difíciles de encontrar que Monogram comercializó bajo la serie Classic Museum Pieces, centrada en los vehículos del periodo de entre guerras mundiales del pasado siglo XX. Época que dio, sin duda alguna, los diseños más hermosos de toda la historia del automóvil. Una edad dorada donde ingenieros y carroceros bailaban juntos para crear obras de arte sobre cuatro ruedas.

(El texto ha sido revisado y actualizado a fecha de su nueva publicación.)

Busca más imágenes en: (1) subastas de eBay; (2) buscador de imágenes de Google.

Fuente: The Phantom Kits - The Predicat Project.



El objetivo de este artículo es bien simple por lo que obviaré mucha información e introducciones que, por otro lado, sería una tarea enorme recopilar. Me refiero a la historia, vida y obras de Monogram, un clásico dentro del modelismo plástico a nivel mundial, actualmente absorvida por Revell y que actua desde USA como Revell-Monogram.

La motivación es sencilla: amante de las hermosas máquinas motoras de los años 30 y conocedor de que Monogram tenía un interesante surtido de tales modelos (en estado original, no hablamos aquí de las custom machines) pronto me surgió la duda de sobre qué modelos clásicos hizo a escala 1:24 y si la serie Classic Museum Pieces, de la que de vez en cuando aparece alguna referencia en eBay [con precios (2015) entre los 10 y los 40 dólares, con algún despistado que pone precios fuera de toda lógica] o en tiendas especializadas de descatalogados, era muy limitada o incluía un buen conjunto de piezas.

Y la verdad es que fue una tarea un poco ardua de desarrollar para unos resultados relativamente escasos, pero no por ello menos interesantes. El abanico de modelos pre-1941 de Monogram, en estado original no llega a las 20 referencias, todos ellos modelos americanos exceptuando un Mercedes Benz (alemán), un Rolls Royce (inglés) y un Bugatti (francés) e incluyendo marcas tan carismáticas de la época dentro y fuera de las fronteras de Detroit como la Cord, la Duesenberg, la Mack, la Packard o la Lincoln. Actualmente ninguno está en catálogo.

Hay que destacar que algunos modelos, sobre todo los clásicos de Ford, están presentes en su catálogo prácticamente desde los inicios de Monogram en 1945, si bien, cada uno de estos modelos a escala se pueden encontrar en diferentes épocas etiquetados como Customizing kits, Classic Museum Pieces, Special Interest Series o bien dentro de las series estándares.

Hasta ahora, los modelos que he podido referenciar son los que a continuación se listan, sin perjuicio de que, muy probablemente, hay alguno más que se me escapa ahora mismo de mi inquisitiva búsqueda:

REFERENCIASERIEESCALAMARCAMODELOAÑO
2302Classic Museum Pieces
1:24DuesenbergSJ Roadster1934
2307Classic Museum Pieces
1:24Rolls RoyceRoadster1931
PC85:2174Classic Museum Pieces
1:24DuesenbergSJ Torpedo Phaeton1934
PC87:300Classic Museum Pieces1963-61:24Mercedes Benz540K Cabriolet1939

Classic Museum Pieces
1:24LincolnContinental Coupe1941

Classic Museum Pieces
1:24DuesenbergSJ Towncar1934

Classic Museum Pieces
1:24MackBulldog Dump Truck1926

Classic Museum Pieces
1:24MackBulldog Log Hauler1926

Classic Museum Pieces
1:24PackardDual Cowl Phaeton1931

Classic Museum Pieces
1:24PackardBoattail Speedster1930

Classic Museum Pieces
1:24PackardSpeedster Phaeton1930

Classic Museum Pieces
1:24CadillacV-16

Classic Museum Pieces19651:24CordPhaeton Sedan1937
PC71:198Customizing kit19621:24FordCoupe / Cabriolet1930
PC72:198Customizing kit19621:24FordCoupe / Convertible1934

Customizing kit
1:24FordCoupe / Roadster1936
2234Special Interest Series19781:24Bugatti35B1927
7551Special Interest Series
1:24FordCoupe1930

Special Interest Series
1:24FordCabriolet1930



Leer más »

sábado, junio 06, 2015

Chevrolet 1932 (AMT 1:25): panelado e interiores

Sigo trabajando con este viejo kit de AMT-ERTL de 1986 que reedita uno muy anterior de MPC, tal y como relaté el pasado 17 de mayo. Después de trabajar con su chasis y motor, al que se le añadió cableado y línea de combustible hasta el carburador para pasar luego a trabajar con las dos partes de la carrocería, vino la batalla con el panelado lateral en negro que recorre todo el vehículo y le da un toque muy característico y atractivo a ese conjunto de amarillo sobre negro; para luego pasar a unos interiores que tuvieron que haberse trabajado más, aunque para ser este mi primer modelo en esta mi nueva pero segunda etapa modelística, me doy por satisfecho.

PaneladoInteriores
La verdad es que esta rayita lateral me trajo más de un quebradero de cabeza.

Primero intenté hacerla a mano alzada con rotulador permanente negro (un edding tradicional que me funcionó relativamente bien con el Honda Odyssey de Fujimi). El problema es que la línea era demasiado ancha e irregular, por lo que tuve que repintar la carrocería para eliminar tamaña chapuza. Así que, opción desechada.

Luego intenté enmascarar para pintar con aerógrafo, pero las irregularidades de algunas zonas me hicieron desistir, porque además el corte con cutter también es a mano alzada e, igualmente, no obtenía líneas rectas. Así que, opción desechada.


Cuando estaba a punto de desistir y dejarlas tal-cual se me ocurrió usar calcas. Pero de dónde las sacaría? Tenía unas desde hace seis o siete años de Scale Motorsport que imita la fibra de carbono para el Sauber de Tamiya (un viejo proyecto que duerme el sueño de los justos en su ilustrativa caja). Los laterales de la calca eran negros pero, nuevo desastre, las calcas estaban en mal estado, cuarteadas. Así que el invento podía funcionar pero no con éstas.

Por suerte encontré otro set de calcas de Crazy Modeler en mi caja de materiales que, pese a los años, estaba como nueva (y cada quién que saque su juicio sobre las calidades de ambas marcas), también para imitar fibra de carbono.

Lo que hice fue marcas líneas rectas con el rotulador permanente, que luego pinté con una película protectora para calcas (el liquid decal film de MicroScale). Con una regla y el cutter corté tiras de aproximadamente 1 milímetro (no me esforcé en buscar uan escala proporcionada, la verdad). Apliqué las calcas, ya de paso, utilizando micro set (antes de ponerla) y micro sol (sobre la calca una vez pegada) y... Tachaaán!


Con el capó usé una técnica distinta, precisamente las primeras que había probado. Aquí enmascarar es mucho más sencillo. Primero probé con rotulador de base de agua, que me recomendaron en una papelería de arte, marca Posca, pero como no seca de inmediato, como los de base de alcohol, el color se filtró debajo del enmascarado. Un desastre que, al menos, fue sencillo de corregir lavando de inmediato la pieza. Repetí enmascarado y esta vez usé mi viejo edding. Perfecto. Me gustó el nuevo rotulador al agua, pero para otros usos. Seguiré experimentando con él.
No estoy muy satisfecho con el resultado de los interiores en cuanto al tablero, pedales y puertas porque merecían un trabajo de eliminar lo que se insinuan como partes del vehículo para haberlas recreado de manera más realista a scratchs. Tarea anotada para el siguiente.

Los sillones quise que tuvieran un tono de cuero ya con cierto uso aunque sin desconchones. Lo que hice fue pintar con marrón chocolate (#70872) de Vallejo una primera base. Luego apliqué marrón cuero (#70940) pero descargando el pincel de pintura antes de ir a la pieza en un paño (casi como un pincel seco). Luego fui subiendo el tono de este color con blanco (#70951), tres veces, la primera en una proporción (a ojo) de 4:1,la segunda de 2:1 y la última 1:1, pero en este último paso, con el pincel extraseco y sólo en las partes que de manera natural reciben más luz (superior y costuras). Por último un ligero lavado en gris negro (#70862) muy disuelto en alcohol, eliminando el exceso de humedad antes en un paño absorvente, para las hendiduras.


Los pomos de los paneles de las puertas se debieron de haber eliminado y sustituido por piezas creadas exprofeso, pero ni lo pensé. Se pintaron en plata de Tamiya (X11).

El volante se sustituyó el de la maqueta por uno de MG Model Plus (que no recuerdo como llegó a mis manos) con centro de fotograbado y aro que imita madera pero que igualmente fue pintado.

La pieza que representa los pedales la perdí, así que fueron reconstruidos, aunque esa cosa que parece imitar un pedal tras la palanca de cambio... mejor no decir nada. Los nuevos pedales se pintaron en negro y pincel seco en gris metalizado (#71072). Las palancas son las del kit, pintadas en negro (las originales son cromadas, horrorozas).


El tablero se pintó en negro brillante (X1) de Tamiya pero no me gustó el resultado así que maté el brillo con gris negro de Vallejo aplicándolo como pincel seco, varias veces, más una última pasada con marrón chocolate. La zona de los relojes se lavó generosamente con negro humo (X19) de Tamiya para luego aplicar pincel seco de plata (X11).


Terminadas estas partes ahora viene lo que debería parecer más fácil, añadir los extras exteriores, poner radiador y completar el motor con algún que otro cable, dar un poco de vida al cortafuego con diversos colores... pero no. En este tipo de maquetas, nada es taaan fácil. Pero al menos el fin del trabajo se ve a lo lejos y ya le estoy dando vueltas a esos detallitos finales que lo harán singular. Y si fuera el Chevy de un gánster? Un par de armas, unas sacas de un banco, un par de flejes de dólares por los sillones, un sombrero de matón...




Leer más »