jueves, enero 28, 2016

Zonas de entrenamiento y ritmo cardiaco


A ver, si has llegado a este texto desde Google entonces es que andas buscando aclarar ideas (supongo) sobre este tema que, a priori parece tan simple pero que cuando escarbas es tan polémico. Y puede que hasta por la misma razón que yo, porque has empezado a usar Endomondo con un pulsómetro o has recibido de regalo un estupendo reloj que controla tu actividad física. Y una cosa te ha llevado a la otra, a interesarte por tu ritmo cardiaco y por como usar esa información para tus entrenamientos.

Si es así, lo primero es lo primero, la sinceridad, yo estoy aprendiendo, con el único fin de entender algo lo que tengo entre manos. Y este texto no es otra cosa que unos apuntes personales garabateados en un papel electrónico, éste, su humilde blog, atento lector. Dicho lo cual, empecemos.

Lo primero buscar en Google información sobre el ritmo cardiaco y el entrenamiento físico. Después de un par de horas leyendo aquí y allá lo más convincente que he encontrado es en alto rendimiento, una plataforma de formación para entrenadores, monitores y afines. Aún así he contrastado los cálculos y la información con lo que el propio Endomondo da como resultados y con otras fuentes, así como algún libro de los muchos que hay. Mi conclusión es que es un artículo bien documentado.

Lo primero que debo saber es que tengo una frecuencia cardiaca en reposo (FCR) y una estimada frecuencia cardiaca máxima (FCM) que va en función de tu edad y género, básicamente, según las dos fórmulas más usuales para calcularlas. La más básica es resetar a 220 tus años. (Nota mental, dice mi monitor que hacer las cosas así es una locura porque para conocer bien la frecuencia cardiaca máxima real hay que hacer no-sé-qué-prueba física.)

A partir de la FCM se estiman las zonas de entrenamiento. Que sin tener ni idea de estas cosas pero si algo de estadística, si el valor es estimado, pues las zonas también lo son, sirven de referencia, de orientación.
  • Ejercitarte en unos valores que estén entre el 60% y el 70% de tu FCM es entrenar en zona de recuperación. Haces un trabajo aeróbico. Quemas grasa. Dicho a lo basto, entrenas la resistencia.
  • Estar entre el 70% y el 80% es mejorar tu zona aeróbica, que no erótica -aunque supongo que valdrá-. Fortaleces tu corrazón. Quemas grasa.
  • Superar el 80% y hasta el 90% es entrar en zona anaeróbica. A ver cómo me aclaro que lo entienda. Para los veinteañeros les gustará saber que aquí es donde se genera masa muscular a lo bruto. Dicho a lo bruto, entrenas la fuerza. También es donde aparecen las agujetas. Aquí se encuentra también el punto de inflexión, vamos cuando ves descender tu ritmo de ejercicio. En esta zona el cuerpo tira de energía presente en el músculo.
  • Entre el 90% y el 100% de tu FCM estás en zona roja. Nota importante, en esta zona se entrena por pequeños periodos de tiempo. Se ejercitan los músculos que tienen que ver con la velocidad. Es mejor dejar esta zona en paz o bien saber qué se hace o estar monitorizado en el entrenamiento -alguien que te guíe-.
Para calcular la FCR, si tienes un pulsómetro, es sencillo. Relájate unos 20 minutos, sin alteraciones. Y mira la pantalla. Si no tienes pulsómetro, a tomarse el pulso durante 15 segundo y multiplicar por 4, pero mejor si tienes un cachivache de esos.

Conclusión primera, para los que pretendemos hacer ejercicio para sentirnos un poco mejor, si estás pedaleando o corriendo pues para mantenerte en las zonas adecuadas según tu plan de entrenamiento, que a ser posible es mejor que esté dirigido por algún profesional que sepa lo que se hace -formación y experiencia, ambas-. (Consejo gratis, evitar los cantamañanas.)

Conclusión segunda, un pulsómetro, al igual que un cuentakilómetros para tu bicicleta, te sirve si la motivación intrínseca no es lo tuyo, ya que externalizas en cifras y datos lo que haces. Puedes comparar en el tiempo y estimularte a mejorar. Te ayudará a quitarte de encima la sensación de que no avanzas ni progresas. Te servirá de impulsor para mantener la frecuencia de los entrenamientos.

Conclusión tercera, preguntar y escuchar a los que saben, leer y documentarse, contrastar la información.

Nota, recuerda que esto son unos apuntes personales. Recuerda mi conclusión tercera. Obviamente, la de la foto no soy yo. Pero está mejor que yo. 8D

Fuente comentada:
http://altorendimiento.com/zonas-de-entrenamiento-segun-las-pulsaciones-cardiacas/

Leer más »

martes, enero 26, 2016

Transmisores FM, de tu móvil a tu vieja radio

A ver, a la hora de conducir tengo un problemilla. Me gustan los coches viejos, pero estos, salvo que inviertas dinerillo, no suelen estar a la última en cuestión de moda tecnológica. Por así decirlo, aún van con campanas u hombreras.


Ya hace año descubrí un cachivache muy útil para gente como yo. Va conectado al mechero del coche, tiene varias entradas de datos de audio y los emite en una frecuencia FM con un alcance muy corto. No más de un par de metros. Qué consigues con este prodigio? Pues enchufar un pendrive con tus canciones favoritas o conectar la salida de auriculares de cualquier cosa (un móvil, un iPod o lo que sea) a su entrada de sonido. Programas en el transmisor FM, que es como se llama, una frecuencia vacía (algo bastante difícil según dónde andes, la verdad), que sintonizas en tu radio del coche y voil?.

Imagina el lujo de usar, cuando podías, Grooveshark (ahora scoreBIG) o tu iTunes o tus canciones descargadas, preferentemente de aquella manera que tú y yo sabemos, en tu viejo coche. Si ya, por hacer un guiño a BMW, te gusta conducir, como lo vas a disfrutar. Olvida ir grabando canciones en un CD.

Pues eso es esta cosa. Generalmente ningún gran fabricante los hace (o yo no los he visto). Los encuentras de marcas raras y desconocidas, en los chinos, en las grandes superficies como Media Markt, AlCampo o Carrefour y también en Amazon, hasta puede que en alguna tienda de accesorios de coches. Pero poco más. Suelen irse al carajo tras un par de años de uso porque como lo dejas en el coche siempre, enchufado, como le dé el sol a la pantalla ésta se acaba fastidiando.

Este transmisor FM de SOGO lo encontré en Media Markt, hay un par de ellos, sobre los 15 a 19 euros creo recordar. El SS8415 sale como 30 euros pero es bluetooth, por lo que no tienes que conectar físicamente el móvil, sólo asociarlo al dispositivo. Además, al menos en teoría, sirve como manos libres, aunque yo no lo he hecho funcionar aún (oigo las llamadas pero el supuesto micrófono del dispositivo no lanza la señal al móvil). Si averiguo cómo o qué falla lo diré en los comentarios. Además sirve como cargador de móvil vía USB.

A raís de este cacharro encontré SOGO Spain, un marquista de marca blanca con un amplio abanico de producto que pretende cumplir las tres Bs, bueno-bonito-barato. Y la verdad, parece que lo cumplen.

Leer más »

lunes, enero 25, 2016

Ford Ranchero (Trumpeter 1:25): chasis y carrocería

Como se pasan los meses sin que uno se dé cuenta. Fue en junio del año pasado cuando publiqué el primer artículo de esta maqueta que reproduce al Ford Ranchero de 1965 producido por Trumpeter en escala 1:25. Y ya ese mismo mes los primeros trabajos con el motor y con el chasis.

Tras unos cuantos meses de parón modelístico, otra vez, retomo el trabajo rematando este estresante motor y empezando por fin, ya era hora, con la carrocería, pintando de naranja (acrílico de Tamiya) con el fin de hacer una versión del famoso General Lee, un legendario Dodge Charger de 1969, casi personaje principal de la serie televisiva de los setenta The Dukes of Hazzard.

Para rematar bajos y motores he utilizado pinturas acrílicas de Vallejo (negro mate, negro gris, gris alemán) como colores básicos y para perfilados con la vieja técnica del pincel seco (es que reciéntemente me he enterado que usar esa técnica ya es de antiguo).

Después de tantos meses y tanto detallado del motor, algunas ideas se quedan en el tintero, como un portón trasero funcional o un capó igualmente funcional. El primero quedará fijo y el segundo suelto para poder quitarlo y exhibir el motor. Ahora mismo mi intención es rematar y a la vitrina. Y de paso tener algo nuevo que presentar en el concurso y exposición de la Asociación de Maquetistas de Tenerife, que será en junio.





Leer más »

martes, enero 19, 2016

2º Encuentro y Concurso Maquetistas de Tenerife

Por fin! Ya se anuncia! Un año después del primer encuentro, que también concurso, que también exposición, organizada por la Asociación de Maquetistas de Tenerife, a la par representantes de IPMS en Canarias, se publican hoy las bases de su segunda edición.

Si bien uno debe reconocer que anda algo desconectado, obligaciones del día a día, cosas de superar la cuarentena, esa parte mía que adora el plástico no deja de alegrarse por ver los resultados cada vez mejores y más sólidos que la Asociación, todo hay que decirlo, empujada por su presi, Gregorio González, va consiguiendo.

El sitio sigue siendo el mismo, el centro de Sagrera Canarias, en el Camino de Las Mantecas (San Cristóbal de La Laguna). Es cierto que no es el lugar ideal por ubicación, pero garantiza seguridad y vigilancia para las piezas y consigue algo muy importante, la vinculación de la Asociación con la empresa privada. Una idea que no es nueva en otros ámbitos pero que en el modelismo pareciera una quimera (salvo por pedir a alguna tienda que dé alguna caja para regalar con los premios). Además está a dos pasos de la sede de la Asociación.

Lo importante, las fechas, otra vez en junio, un mes magnífico. Del 1 al 3 recogida de piezas y del 6 al 11 exhibición. Las obras a concurso pagan 2 euros cada una, algo muy acertado. Las de exposición sólo no pagan.

Bueno, a menos de seis meses vista tendré que ponerme las pilas para presentar un par de mazacotes de los míos, que con me quede con las ganas como el año pasado. Y si eres uno de esos cientos de modelistas que pulula por la isla, que los hay, no seas tímido y sal de agujero, levántate de la mesa, saca tus creaciones de tu taller y llévalas. Es más, y únite a la Asociación. Más sean / seamos, más nos divertiremos con nuestro hobby.

Toda la información en:
II Concurso - Exposición - de Maquetismo y Modelismo de la Asociación de Maquetistas de Tenerife - IPMS Canarias.
http://asociaciondemaquetistasdetenerife.blogspot.com.es/2015/12/bases-del-2-encuentro-de-maquetismo-y.html



Leer más »

lunes, enero 18, 2016

The Tribez, gestionando a los picapiedra

Si eres uno de los 3 ó 4 lectores, que no stalkers, que puede que me haya leído en estos meses es probable que ya sepas que tengo cierta adicción a los juegos freemium para tabletas y móviles. En especial los de gestión de recursos, como el SimCity BuildIt, del que por cierto me acabé aburriendo porque todos los jugadores acaban teniendo la misma ciudad con el mismo puñado de edificios replicado hasta la saciedad. He ido probando un par de ellos, más infantiles en apariencia, hasta encontrarme con Tribuz (The Tribez en versión anglosajona) de una productora de juegos lituana de cierto éxito, Game Insight.


Primera virtud, funciona tanto online como offline, es decir, que si no tienes una conexión a Internet no te quedarás con las ganas de echar una partidica en un tiempo muerto de esos que sazonan el día. Segunda virtud, cuando ya empiezas a estar un poco hasta el moño de tu pueblo troglodita vas y descubres que hay otra isla donde empezar uno nuevo. Y cuando ya te empieza a cansar el segundo poblado una tercera... y una cuarta... así hasta 8 entornos distintos. Lo mejor es que estos prehistóricos personajes, que tienen la suerte de contar con tu presencia en la tribu, tienen una estación aérea en cada isla con hasta cuatro globos aeroestáticos. Para qué sirven? Hay productos que te harán falta que sólo se producen en una isla, así que vas a tener que gestionar además intercambios entre cada asentamiento de tu tribu.

Como juego freemium de gestión de recursos, The Tribez tiene la misma estructura y objetivos que otros de su misma categoría: hacer crecer la riqueza y la población de los asentamientos trogloditas. Para ello tendrás que ir gestionando diversos recursos, entre ellos el primero y principal, comida. El segundo, el oro. Y luego está el resto, de dos tipos, productos primarios (piedra, madera y otros) y los sucedáneos (tablas, piedra cortada y más). Cada casa que construyes incrementa tu población y la recaudación de oro. Un truco, en cuanto puedas fabrica tu casa de impuestos. Es tremendamente útil y productiva, te cuento por qué. Cuando empiezas solo recaudas oro cuando entras al juego. Pero las viviendas lo producen cada cierto tiempo. Cuando tienes tu edificio de impuestos y lo activas estás recaudando continuamente, incluso cuando no estás jugando. Vas a recopilar oro a mansalva lo que te permitirá a acceder a más recursos. Simplemente el juego se dispara. Hay dos formas de jugar, haciendo crecer poco a poco todas las islas que puedas a la vez. O centrarte en la primera y hasta no haber comprado todas las áreas de la isla no empezar con la segunda. Cada forma de jugar tiene sus pros y sus contras.

En resumen, un buen casual game, para pasar el rato en el metro o en la sala de espera del dentista. Con mucha aceptación entre las gamers feminas, si no me crees visita su comunidad (por cierto, punto muy positivo para los solteros o los es-complicado). Desmesuradamente invasivo de tus redes sociales si se lo autorizas (punto negativo, sin duda). Dependiente de tu perfil de Facebook para interactuar con otros jugadores (otro punto negativo). Muy bien traducido al castellano, algo raro de ver en productoras asiáticas o del antiguo eje soviético, lo que es de agradecer (punto muy positivo). Ah! Y salvo que seas un impaciente, puedes avanzar y disfrutarlo sin quedarte colgado a los 5 minutos porque no tienes gemas (otro punto positivo y que se agradece).

Un consejillo, como explorador en el tiempo que regresas a aquellas primeras etapas humanas, te aconsejo leer las historias que te van contando, sobre todo en relación al descubrimiento de objetos fuera de su tiempo. Eso le dará cierto interés a la historia. Ya no es sólo gestionar recursos sino hay algo que desvelar. La cosa es, cuando menos, simpática.


Leer más »

jueves, enero 14, 2016

Convierte tu hobby en tu tienda digital, 2/3

Hace unos pocos días hablaba a mis pocos pero muy queridos lectores sobre algunas claves para convertir un hobby en un negocio digital a través del contenido, es decir, escribiendo mucho, muy a menudo, en un blog y en unos perfiles en redes sociales vinculados al blog, sobre lo que te motiva, captando seguidores y lectores a mansalva, para tener una cosa que vender: impacto. Que monetizas a través de espacio publicitario directo o porque actúes como prescriptor.


Vender: la tienda sin límites

La segunda forma de convertir tu hobby en un negocio usando la red es vender. Dedicarte a vender producto o servicio vinculado a lo que te gusta hacer. En el caso de que vendas servicio, por ejemplo, hacer de guía en rutas ciclistas por montaña, el anterior artículo te servirá de guía solo que tu objetivo ahora es atraer personas que contraten ese servicio. El contenido y las interacciones en redes sociales generalistas y redes / foros verticales es esencial. Si tuviera que añadir algo es, no seas plasta, aporta valor con tu contenido y que tu firma comercial lo acompañe de manera sutil (eso en las redes). En tu blog prioriza, eso sí, la venta del servicio, pero acompáñalo de un buen contenido de interés en la parte de blog o noticias.

Vender servicios vinculados a tu hobby es algo fácil de trabajar (otra cosa es alcanzar los objetivos) si lo comparamos con la venta de producto (e-commerce). Aquí entramos en un terremo más complejo, que te exigirá más tiempo, puede que todo el tiempo. Te exigirá cumplir con una normativa (a ver, deberías cumplirla siempre) relativa al comercio electrónico. Necesitarás un proveedor de producto. En unos casos, como la compra-venta de lo-que-sea de segunda mano, el proveedor serás tú y la fuente de productos a vender tus visitas a mercadillos, pero en otros como material de escalada vas a tener que invertir dinero en proveerte, lo que implica un riesgo. O más inteligente, buscar una tienda del sector que no tenga presencia en la red y llegar a un acuerdo comercial en la que tú actúas de e-vendedor.

Pero, supongamos que tienes cosas para vender o un buen contacto con un proveedor o una tienda que te lo facilite. Aquí se te presentan dos oportunidades. Si vendes material nuevo lo suyo es que tengas un sitio que funcione como una tienda electrónica, usando tecnologías como osCommerce, Zen Cart, PrestaShop... hay muchos. Hay algunos servicios de hosting de dominios que te ofrecen una preinstalación de tienda electrónica. Si el producto a vender no es mucho, no exige un mantenimiento constante, es más de una venta a través de una relación 1-to-1, podría valer un simple blog donde expongas el producto, su precio y las condiciones de la venta. En algunos casos más vale desistir en tu idea porque si tienes un gran volumen de producto y esperas un gran volumen de venta estamos hablando de una empresa en toda regla, con personal, trimestrales, asesorías de esto y aquello, proveedores, marketing. Olvídate de la idea voy a montar una tiendita en Internet que me voy a forrar. No sé en qué seminario o curso o conferencia oíste eso, pero es una estupidez como un castillo de grande. Te puede ir muy bien, sí. Pero hablamos de emprender una empresa, necesitarás inversión, y no poca. Es más, te podría dar diez razones para no emprender.

Tanto para producto nuevo que puedas tener a un precio por debajo de la media de otras tiendas como para material de segunda mano una alternativa es centrarte en sistemas de subastas y de compra-venta entre paticulares tales como eBay, TodoColección, SegundaMano (ahora Vibbo) o las nuevas como Wallapop. Algunas te cobrarán comisión por poner en venta y otra por la venta si se produce, otras solo lo segundo. Otras solo si usas determinadas opciones siendo la venta básica gratuita. Unas son más adecuadas para unos ítems y otras para otros. La plataforma que te podría parecer cara a priori podría ser la más rentable al final. Es decir, según donde montes tu chiringuito virtual serán las condiciones para poder vender. Entender la plataforma es esencial y no estaría de más que primero fueras usuario e incluso comprador antes de empezar a vender.

En todo caso, si vendes producto, deberás manejar el tema de los costes de envío como si fueras un cartero con 30 años de experiencia. Tendrás que conocer qué pasa cuando envias en tu territorio y fuera de él. En Europa y fuera de Europa. Y dentro de tu territorio (lo digo por las puñeteras Aduanas Canarias y el expolio al que somete internamente a los que vivimos en las islas). Debes tener previsto una política de devolución. Tener claro qué métodos de pago vas a aceptar (que yo, personalmente, salvo que hablemos de una gran tienda virtual, ya te digo que te sobra con PayPal y el contrareembolso). Ah! Y otro detallito sin importancia, es que suele olvidar con frecuencia aunque parezca obvio. El comercio electrónico no-tiene-límites ni fronteras.

En resumen, vender en Internet implica dedicarle mucho tiempo, buscar tu clientela, ser honesto para generar buena reputación -se tarda mucho tiempo en ganarla y sólo un par de minutos en perderla-, ser paciente... o tener un business angel que invierta un par de cientos de miles de euros en tu idea, que siempre puede pasar. Soñar es gratis, todavía.

Si tienes cualquier duda, como este tema es tremendamente amplio y tiene multitud de matices, usa los comentarios para preguntarme. Los comentarios se escriben en esa caja cuadrada que hay debajo de este texto.

Leer más »

miércoles, enero 13, 2016

El temor de un hombre sabio

No. No es el título de un rollazo timorato y expeditivo sobre lo correcto o lo incorrecto. Puedes estar tranquilo. Es el título del segundo libro de Patrick Rothfuss, de quién no conocía su jovial y barbudo careto hasta ver hoy el anuncio de la publicación de su tercer libro (y por ahora el último), que no continua la saga pero amplia el universo que rodea toda la historia de Kvothe a través de Auri, uno de esos personajes que gana su presencia no por la cantidad de apariciones sino por la incertidumbre que le envuelve.

Si me preguntas que te describa el libro cuyas tapas cerré ayer noche, no sabría. Es decir, el primero, El nombre del viento , me pareció un paseo por los escenarios de las películas que recreaban la interminable saga de Joanne Rowling. Quizás te suene. Un tal Potter. En este caso no hay un colegio sino una Universidad enmarcada en un tiempo impreciso que igualmente respondía al ideal de una cultura tan antigua que ni el mapa era como la geografía de hoy en día. Lo que a su vez te hacía respirar un no sé qué a lo Tolkien. El segundo, El temor de un hombre sabio, del que te hablo hoy, aquí, es una especie de Indiana Jones. Pero al mismo tiempo la historia no es nada de eso. La historia es, sencillamente, la biografía de Kvothe. El personaje que lo llena todo, absolutamente todo, en las dos primeras obras y presumiblemente alcanzará su culmen en la prometida última, de título Las puertas de piedra. Final del que yo ya tengo mi apuesta, pues el segundo (me parece) desvela todas las claves necesarias para su desenlace.

Por alguna razón ese joven personaje recreado por aquel otro vetusto y maduro profesor de lingüística inglesa me enganchó. Me sentí identificado con su inteligencia, con su arrogancia, con su ira, con su impulsividad... y sus constantes meteduras de pata. Me recuerda una manida frase que no sé dónde leí o escuche, de esas verdades incuestionables que uno ficha para sí, que trasladada al personaje quedaría como: Kvothe es un elenco de malas acciones motivadas por buenas intenciones. Vamos, un metepatas.

El motor que lo mueve es el secreto, el misterio, su descubrimiento. Algo que lo impulsa más allá de toda razón. Y la justicia, o más que eso, la ira ante la injusticia, es la fuente de todas sus calamidades. Y el amor hacia lo que no entiende incluyendo por encima de todo y de todas a su siempre evasiva Denna. Son estas las tres claves que te seducen a poco que en los primeros capítulos te hayas perdido entre descripciones, micro historias, poemas y conversaciones.

Si ya tienes una edad, no necesariamente en el carnet, sino en la cabeza, has leído de esto y de aquello, las fuentes de las que bebe el autor están ahí. No las asegurarías pero las intuirías. Lo que le pasa a los Amyr es casi lo que le pasó a los templarios. La historia de la Universidad es la historia de la ciencia acercándose al medievo a veces, al renacimiento otras. Su épica es artúrica hasta la médula. Lo celta está presente por eso mismo y también la mística oriental, puede que hasta un olor a un Don Carlos superado por un Don Juan yaqui. Y Kvothe es el antihéroe. Es la nota discordante en todo esto. En una epopeya siempre esperas a un super hombre y no a un torpe. Es inteligente pero no es listo. Es excepcional en su razón y su análisis pero extremadamente humano e impulsivo en sus emociones, que dictan en última instancia la mayoría de sus acciones. Y la razón es lo que atranca su mente dormida, pero nada más te contaré.

Solo que si lo tuyo es la literatura de fantasía, si te enamoraste del universo de Tolkien en la adolescencia, si Asimov no te suena a nombre ruso raro, si eras suscriptor de Muy Interesante con 16, si aún sigues consumiendo Cuarto Milenio pero no se lo dices a nadie por aquello del ridículo... tienes que conocer la historia de Kvothe.

Lo único que lamento son las horrorosas portadas de estas obras. :)

Leer más »

martes, enero 12, 2016

La mejor dieta del mundo para adelgazar

Reconozco que ya sólo por el título de este texto, si a mí me mandasen el enlace del artículo, lo etiquetaría como un artículo de mierda, de esos que intenta convencerte para que hagas clic en publicidad fraudulenta que deriva en la compra de un producto milagroso que vaya usted a saber ni dónde se fabrica ni qué coño contiene.

Dicho esto y reconocido el error intencionado, también sé que se posicionará bastante bien y que a más de un distraido atraerá conocer la mejor dieta del mundo, el mejor truco para adelgazar que se haya inventado, que no es otro que cultivar unos buenos hábitos de vida saludable. Oh, lo siento! Te he decepcionado? No es mi intención, pero si me lo permites, por favor, lee un poco más.

Soy gordito, no obeso, o no al menos de manera preocupante -creo-. Desde que recuerdo siempre he hecho deporte de manera moderada. Y cuando digo moderada me refiero a un par de veces a la semana, con pausas anuales más o menos en los inviernos. Nunca he hecho dieta, ni lo he intentado siquiera. Trabajé varios años creando webs sobre hábitos de vida saludable y de ahí extraje mucha información y cierta concienciación de que no hay soluciones milagrosas ni cambios repentinos (y si se producen deberías sospechar de lo que pueda pasarle a tu organismo).

La conclusión que he ido sacando es, básicamente, que el físico, sin entrar en casos particulares, depende en buena medida de nuestros hábitos. Lo quieras reconocer o no el tipo de trabajo que realizas, si fumas o no, si bebes habitualmente o no, si te ejercitas o no, el cómo comes -no sólo en la cantidad sino en el qué, la cosa, y en el propio cómo, masticación- influye poderosamente en esa masa de huesos, carne y grasa que acompaña a tus pensamientos. Pero ese efecto no se imprime en días ni meses, sino a lo largo de los años. Eres el talle resultado de años de debastar un trozo de madera. Esto es como andar por un paraje desconocido con la confianza de un ignorante iluso que cree saber por dónde avanzan sus pies. Al final descubrirá desconsolado que era verdad, estaba perdido.

Pero a diferencia del iluso, la gran mayoría, el común de los mortales, tenemos la oportunidad de desandar el camino andado, girando sobre nuestro eje y regresando por donde hemos venido. Cómo? Con la fácil pero difícil tarea (y siento la contradicción) de cambiar nuestros hábitos. Y para esto necesitarás dos cosas esenciales: paciencia y constancia. Eso es lo que necesitarás pero no lo que harás. Lo que harás, con paciencia y constancia -y siento si me repito- es activar tu cuerpo con ejercicio adaptado a tus condiciones y revisar -más cambiar, por supuesto- el cómo te alimentas, añadiendo a la ecuación otra serie de hábitos que atañen al cómo te diviertes, al cómo te comportas, al cómo trabajas. Internet está plagado de buenos artículos cortos con cientos de consejos útiles. El sentido común (y observar si pretenden o no venderte algo que termina en una promesa de solución rápida -huye-) te dirá si son buenos consejos para poner en práctica. Y ante la duda recurre siempre al consejo profesional.

Yo te cuento esto hoy porque me ha llamado la atención la historia de Victoria, publicada en el blog de Endomondo, una mujer filipina con evidente sobrepeso a la que le diagnostican una diabetes tipo 2. No es una historia nueva y está escrita para vender las bondades de este aplicativo móvil útil para controlar, medir y seguir tu actividad física, pero también refleja cómo el cambio de hábitos puede cambiar tu cuerpo, con constancia (no decayendo y persistiendo) y con paciencia (no abandonando y continuando en el tiempo). Es la historia que sólo pueden contar las personas sencillas que como yo, como tú, han cambiado algo en su vida.

Victoria resume su experiencia de año y medio (agosto de 2014 a septiembre de 2015) en el que bajó casi 30 kilos de peso cambiando sus hábitos de vida, mejorando su alimentación y activándose físicamente, en 7 lecciones que te resumo brevemente y que te invito a leer (en inglés) en aquel blog:
  1. Ser honesto contigo mismo.
  2. Empezar cada día de nuevo.
  3. Estar atento a las señales.
  4. Utiliza lo que a ti te funciona.
  5. Enfócate en la constancia más que en la intensidad.
  6. Encontrar los apoyos necesarios de las personas adecuadas.
  7. Seguir avanzando.
Y si me preguntas qué tiene esto de hobby te diría que no debería haber mejor hobby que el cultivo de uno mismo y su felicidad.

Qué pases un buen día!

Leer más »

lunes, enero 11, 2016

Convierte tu hobby en un negocio digital, 1/3

Tira cómida de Crappula. Clic para ampliar.
No son pocos los amantes de una afición que sueñan con tener un negocio que les permita estar todo el día entre los arrumacos de sus cachivaches favoritos, bien sea un ciclista o un modelista, un buceador o un coleccionista cualquiera. Y no son pocos los que he visto en mi pequeño terruño isleño los que se han liado la manta a la cabeza. Todos, desde el mecánico fanático de los 4x4 que es capaz de diseñar y fabricar su propio vehículo hasta el modelista experto que encuentra en el viejo local del hogar familiar su taller y su tienda, un espacio para sí, cumplen igualmente un proceso que va desde el enamoramiento hasta el hastío. Y entiéndaseme por el significado del RAE y no otro, aburrimiento muy grande.

Es normal. Al principio trabajas para otro, con suerte en lo que te gusta pero casi con total certeza en cualquier otra cosa. Te quedas en paro, heredas un no sé qué, te prejubilan o te lías la manta a la cabeza con un préstamo. Por un motivo u otro el fan acaba abriendo un espacio de buceo en un garaje de tal o cual muelle deportivo y embarcándose en una aventura no pocas veces ingrata, costosa y que lo deja, casi siempre, con unas cuantas deudas y embargos encima. Y es que no todos los hobbies y aficiones son iguales, pero de una forma u otra comparten la misma característica general: son caros. Al principio tu negocio te ilusiona pero con los años te va aburriendo profundamente responder (casi) todos los días a las mismas preguntas. Tener una afición no implica tener mano para los negocios.

Internet ha traido una alternativa para muchos apasionados y amantes indecorosos que no saben pensar en otra cosa que su afición, que sueñan con convertirlo en una forma de vida laboral. Si eres de esos que sueñan con algo así te esbozo las claves, los pasos de bebé, la punta del ovillo de la que tirar. Lo primero es saber qué alternativas tienes, que no son muchas, y giran alrededor de: difundir, vender o dinamizar. Empezamos con lo más fácil (si lo entrecomillo es por algo, espero se me entienda el doble sentido).

Difundir: el negocio del contenido

Cuando hablo de difundir me refiero a trabajar con el contenido, convertirte en un prescriptor, en un experto en tu materia, en un referente. Para ello necesitas dos cosas, un blog y perfiles sociales (en redes genéricas y en redes o foros verticales -que giran alrededor de tu temática-). Las claves para un buen contenido son: originalidad -no copies-, valor -que tu lector encuentre utilidad-, honestidad -documéntate bien antes de hacer de escribir algo-.

Como plataformas puedes usar Wordpress.com (no reconmendada porque meterá publicidad de la que no verás ningún resultado) y Blogger.com (recomendada porque podrás gestionar la presencia de publicidad y obtener unos euros de ello). Por supuesto hay otras plataformas, pero estas son la pepsi y la cocacola. Luego, si eres avispado o tienes mucho tiempo libre o la tecnología te resulta accesible puedes montarte tu propio weblog, esta vez sí, utilizando el gestor de contenidos Wordpress. Es distinto esto último a lo primero. Una cosa es instalar un Wordpress que manejas a tu antojo en tu propio hosting y otra usar el portal Wordpress.com.

Es importante escribir bien, con buena gramática y ortografía, siendo respetuoso para con el lector y teniendo claro tu segmento. Escribes para el que se inicia y tiene interés (un segmento más amplio) o para el experto o el que desea profundir (un segmento más estrecho). No me malinterpretes, puedes escribir en tu blog para ambos pero no a la misma vez en un mismo texto. Trata temas concretos y evita vagar por las generalidades. Es recomendable cuando escribes, por ejemplo, de la descompresión en inmersiones a gran profundidad o sobre como cambiar un pedalier en una bici de descenso, haber escrito antes sobre lo conceptos básicos de ese mismo tema porque podrás referenciarte a ti mismo (crear enlaces -links- internos), lo que favorece el posicionamiento de tu blog y facilita que el lector permanezca más tiempo leyendo, lo que a su vez genera oportunidades de un clic en la publicidad o el recuerdo de tu marca personal.

En las redes sociales sé respetuoso, acertivo, admite los errores pero evita cometerlos -pensar antes de escribir-. Interactúa con todo tipo de aficionados. Cuando empiezas especialmente con los que ya llevan más tiempo y son un referente. Comportate como un experto desde que empiezas pero evita la arrogancia. Sé natural. Los famosos llegaron allí empezando por el sitio donde tú estás ahora. Invierte tiempo entiendo la plataforma que manejas, unas y otras son similares en estrategia y objetivos pero diferentes en el uso. Observa, aprende pero no temas meter la pata. No pasa nada si mantienes una actitud humilde, pero segura. Sé que estoy siendo sutil y poco concreto en este aspecto, pero si aplicas estos preceptos en tu quehacer diario en tus redes verás los frutos. Tu objetivo es que muchos te sigan, te lean... te escuchen. Y esto no se consigue sólo tecleando sino en el cómo tecleas y lo que tecleas.

Paciencia y constancia, esto es un camino que te va a llevar tiempo. Necesitas aglutinar un volumen de seguidores y lectores para, entonces, monetizar -sacar provecho-. Básicamente desde la difusión sólo puedes obtener dinero por inserción de publicidad directa -bien porque vendas el espacio, como un banner, bien porque uses una plataforma como Google AdSense-. La otra alternativa es convertirte en un prescriptor pero para ello necesitas convertirte en un gran altavoz. Y saber usar ese poder. Vender tu capacidad para difundir a un mal producto es la vía más corta de tirar el trabajo de años a la basura en menos tiempo de lo que tú tardas en pestañear.

Dependiendo de tu hobby es muy probable que todo esto sólo te acabe sirviendo para sacarte unas perrillas extras o producto gratis. Si lo tuyo es la gastronomía o la moda o la automoción, podrías tener un hueco. Si lo tuyo es la entomología ibérica probablemente no te vayas a ganar un sueldo de manera directa pero todo esto te servirá para tener una marca personal, lo que a su vez puede convertirse en una invitación -incluso pagada a dar tal o cual charla-. Cultivar tu marca personal te abre otras puertas. Incluso si optas por la vía de vender (que no trataré aquí sino en otro artículo) con una marca comercial propia, es interesante y recomendable que paralelamente culvites tu reputación como experto.

Por último, aprender los entresijos de cada herramienta (manejar tu blog, una fanpage en Facebook, tu Adsense...) es sólo cuestión de tiempo, asistir a algún cursillo es más que recomendable, leer manuales e investigar un poco ineludible. No son difíciles de utilizar, básicamente se reduce a activar y desactivar cosas. Sólo necesitas entender lo que estás haciendo y su repercusión. Y hay cientos de manuales en la red sobre cada pregunta que se te pase por la mente. O puedes usar los comentarios en este artículo e intentaré ayudarte de la mejor manera posible, orientándote. Pero, porque siempre hay un pero, ten cuidado, o acabarás siendo otro coleccionista o lo quiera que te apasione que habla... de social media o programación HTML. Lo que resulta ridículo.

El siguiente escalón es vender y, lo último, la dinamización, pero eso vendrá otro día.

Leer más »