lunes, mayo 30, 2016

Ferias de libros y libros de feria

De las muchas pasiones que me acompañan por la vida y de la que ni experto ni conocedor me declaro es la de lector ávido de libros, que no es lo mismo que ávido lector de los citados. He leído y leo de todo, no siempre, pero si continuamente. De fantasía y ciencia ficción como de reflexión y de ciencia. Novela joven y fresca como profunda y espesa, poco novelista español pero sí mucho profesional hispano del crecimiento personal. Y si no mucho, alguno que otro. La cuestión es leer. Porque leer le da mil enfoques a la vida. Abre la capacidad de percibir y observar las mil caras del prisma de la realidad.

Algo que me sorprendió en la popular feria del libro de mayo en mi querida Santa Cruz es la cantidad de auto-autores. De los auto-autores dícese de aquellos que no teniendo a grandes ni pequeñas editoriales detrás se gastan sus cuartos más ilusionados que realistas en imprimir su primer, y en algún caso incomprensible, su segundo, tercer y hasta cuarto folleto, panfleto u obra literaria al uso.

Creo, tengo la impresión, que pese a Internet, hoy se imprimen más libros que nunca. Los profesionales del conocimiento en cualquier ámbito no lo son tanto si en su haber no tienen un libro, bien sea este un calco del anterior o un ramillete de originalidad. Cada puestico de dos por dos tenía su desconocido autor detrás de una mesa de cincuenta por cincuenta, pero centímetros esta vez, presentando, vendiendo y narrando lo que de su obra fuera menester contar, siempre que algún desprevenido transeúnte y visitante de la feria estuviera dispuesto a oír. A veces incluso hasta ganas de escuchar. Agapea tenía hasta tres al mismo tiempo! Que de aburrimiento se lo contaban entre sí, ya saben, a ver quién la tiene más larga... la narrativa, por supuesto.

De todo esto, lo que más me sorprende, lo que más llama a la puerta de mi sorpresa es que con tanta producción literaria y cultural, como es que pareciera que más que nunca el analfabetismo del pensamiento es la nueva lacra de una iletrada sociedad civil. No tiene sentido que cuando tantas frases se crean y se copian, más se copian que se crean, en el papel y en lo digital, más torpes nos hemos vuelto en habilidades tan básicas como la visión crítica, no digo ya la rarísima cualidad de la autocrítica.

Quizás en todo esto la causa esté en personitas jóvenes o quizás no tan imberbes, algunas cantautoras y otras poetisas, que subidas en un improvisado escenario de tablas y tornillos recitan y cantan, al tiempo que ironizan del público, del poco público, del casi inexistente público. Olvidando que tal vez lo culto no es la idea que nadie atiende sino que se construye con aquellas que sí se atienden, por pocos o por muchos, pero desde luego por unos cuantos. Porque cantar a lo que tienes miedo o a lo que te hace triste, que no te deja por un rato, sino que construye a la poetisa, que la hace, que la fabrica triste, la cosa que sea que miedo le influye, no es de lejos ni original ni primigenio ni constituirá un punto y final a nada. Ni tan siquiera uno y seguido. Por no hacer relato del pobre diablo, un Prometeo entre emprendedores, que garantiza éxitos desde un fracaso mal disimulado.

Las ferias de libros a veces más parecen libros de feria. Cosas raras que dan miedo vistas detrás de unas rejas. Historias para muchos y para muchedumbres. Pero en el fondo es lo que gastamos, es lo que comemos, es lo que ingerimos a través de lo que la cabecita interpreta por lo que los ojos visualizan. Y eso es lo culto y no otra cosa. Lo culto es un escupitajo de pintura en un lienzo blanco si el populacho zombi así lo quiere ver. Así lo decide. Eso es. Eso somos.

Leer más »

jueves, mayo 12, 2016

Empezar mi primer modelo: terminando (5/5)

Artículo publicado originalmente en artecar24.com en junio de 2007, escrito por José Luis Losa. Fue uno de los 5 artículos más leído del sitio web desde su publicación y hasta su cierre en 2012 ó 2013. Esta es la parte 1 de 5 que por fin he podido recuperar desde archive.org. Como dato curioso, el artículo era tan extenso que lo partí en 5 páginas y no contenía ni una sola fotografía, aún así era el que mayor tráfico e interés generaba. (Comentario para los pseudo-expertos en SEO, quizás les ayude a entender.)



Jose Luis Losa es un excelente modelista del norte de nuestro país, además de gran persona. Participante activo de foros como el de la Asociación Española de Modelismo Civil (MiniRuedas.com) o ModelCarListSpanish.com, donde podrás contactar con él.

Fuente: Audi R8 Cocodrilo. Modelista Jos6i. Blog: http://jos6i.wordpress.com/

Terminando

Ya tenemos el chasis (y motor si la maqueta lo lleva) montado, y la carrocería pintada. Aun nos queda trabajo, por partes:

INTERIORES

Aparte de intentar pintar los asientos con un poco de cuidado, con lavaditos y demás como ya hemos comentado, hay algunas otras cosas que se pueden hacer: en el suelo podemos intentar simular las alfombrillas. Esto puede hacerse de varias formas, las mas comunes son el papel autoadhesivo de aspecto aterciopelado, como las que traen las maquetas mas modernas de Tamiya (en las papelerías los hay de colores, y también podéis pintarlo antes de colocarlo) o con Flock, que es una especie de polvo de terciopelo, que se vende en tiendas de modelismo y a veces también en tiendas de artes plásticas; en esencia es un polvo de terciopelo, muy fino, que se adhiere a la superficie de la maqueta con cola blanca, o con pintura. Los hay de colores, o lo podéis usar blanco y luego pintar. Aparentemente es fácil de poner, pero a la hora de hacerlo, requiere cuidado y práctica para un acabado realista.

Los instrumentos del tablero también son un aspecto a cuidar. Las maquetas mas modernas traen calcas para esto. Una vez colocadas, una gota de barniz transparente o de cola blanca (se vuelve transparente al secar) sirven para simular un cristal.

En las maquetas mas modernas el detalle de salpicadero e interiores es bastante bueno; en las antiguas a veces es mas tosco; el mercado ofrece muchos accesorios para mejorar este aspecto, como cinturones, relojes, etc, pero esto es algo que se sale de las intenciones de este trabajo, aunque conviene que lo vayáis sabiendo.

CRISTALES

Los cristales hay que tratarlos con cuidado desde el momento que abrimos la caja, para evitar rayarlos o dañarlos en lo posible. A la hora de ponerlos hay que saber una cosa fundamental: tanto el pegamento plástico como el superglue estropean los cristales, NO SE PUEDEN USAR! Es obligado utilizar cola blanca, o en caso de no tenerla, pegamento de contacto. Esto es valido tanto para los parabrisas y ventanillas como para faros y pilotos traseros y laterales, o sea, cualquier pieza de plástico transparente. Además hay que procurar que queden lo mas limpios posible; o bien los manipulamos y colocamos con guantes, o bien los limpiamos luego con cuidado con agua y alcohol.

Los pilotos traseros, laterales y de intermitentes delanteros se pintan con pinturas transparentes naranja y rojo, acrílicas o esmaltes, a gusto de cada cual. Por dentro o por fuera? Hay partidarios de cada cosa; personalmente lo hago por dentro; probad las dos soluciones y escoged la que os guste.

ACCESORIOS

Por último, nos quedan los emblemas, manijas, paragolpes, antenas, etc. Hay que proceder con cuidado y limpieza porque estos detalles están muy a la vista, y los errores en estas cosas ensombrecen mucho el resultado final. Ojo con los adhesivos a usar: el superglue es tentador por su poder de unión y rapidez, pero puede estropear la pintura, personalmente prefiero la cola blanca o los pegamentos de contacto. Son menos potentes, pero mas seguros. Por otra parte, muchas de estas piezas van colocadas con pequeños pernos plásticos que encajan en agujeros; en este caso deben ser testados antes de pintar la carrocería, y ensanchar los agujeros si fuera necesario con una pequeña broca manual o con un minitaladro, porque con la pintura de la carrocería su diámetro disminuirá. Con ellos si se puede usar una pequeña gota de pegamento plástico.

CALCAS

Los coches de competición suelen estar profusamente decorados, y para imitar esta decoración usaremos casi siempre calcas. Decorar con calcas es algo que particularmente me resulta muy divertido, aunque a veces resultan un quebradero de cabeza.

El mecanismo de colocación de calcas es muy sencillo. Se recorta la calca con unas tijeras o con una cuchilla, se sumerge unos 15-30 segundos en agua templada, y después se desprende del papel soporte y se coloca sobre su lugar correspondiente con ayuda de un pincel o unas pinzas. Con una esquina de papel secante quitamos el agua sobrante, y si hace falta recolocar o mover lo hacemos con un pincel húmedo y mucho cuidado. La superficie sobre la que se coloca debe estar limpia y libre de grasa. Hay un liquido muy popular que se utiliza para mejorar la adherencia, aplicando un poco con un pincel en el lugar donde irá situada la calca: se llama Microset (de Microscale Products, en tiendas de modelismo); funciona, aunque puede sustituirse por una solución de agua con un chorrito de vinagre.

Cuando la superficie es plana, la calca es muy fácil de poner; los problemas empiezan con las superficies curvas o irregulares: para hacer que la calca se doble con facilidad y se adapte a las irregularidades de la superficie es imprescindible un ablandador de calcas. Hay varios en el mercado , probablemente todos funcionen más o menos bien; personalmente utilizo el Microsol (también de Microscale; bote con letras de color rojo, olor a alcohol, NO confundir con el Microset, bote con letras de color azul, olor a vinagre). Se aplica con un pincel sobre la calca, y se deja actuar ; al cabo de un tiempo, unos minutos, la calca toma un aspecto arrugado, feo; en este momento es muy frágil, y se debe tener mucho cuidado si intentamos moverla o manipularla, se rompe muy fácilmente. Posteriormente al secar, la calca se estira sola y se adapta a la superficie. Puede aplicarse varias veces si es necesario, algunas calcas son realmente complejas y requieren mucho Microsol (trabajo y paciencia).

Respecto a su calidad intrínsica, las calcas de una maqueta moderna no suelen dar problemas; sin embargo, si la maqueta tiene ya su edad pueden ocurrir algunas cosas: que los blancos se hayan amarilleado; esto se puede solucionar pegando con un poco de cinta adhesiva la hoja de calcas a un cristal de ventana que reciba la luz del sol; en poco tiempo se habrán blanqueado, aunque al precio de perder un poco de intensidad en los colores mas vivos.

Otro problema más grave es que la calca se cuartee y deshaga al sumergirla en agua esto tiene mucha mas difícil solución. Hay un producto que se puede encontrar en las tiendas de modelismo, llamado MicroDecalFilm (Microscale Products), que en teoría crea una película fina sobre la calca para preservar su integridad; en mis manos al menos, su utilidad es muy limitada; solo he conseguido que funcione en calcas de pequeño tamaño y que se coloquen sobre superficies planas. Lo mejor en este caso, sería buscar una nueva hoja de calcas, del fabricante de la maqueta directamente o de Internet. Este problema es mucho mas común en maquetas de escala 1/43; hay muchas antiguas que se encuentran a buen precio en Internet, y a veces ocurren estas cosas; en plástico 1/24 es mas raro.

Finalmente está el aspecto discutible de si se deben cubrir las calcas de una capa de transparente o no. Cada modelista tiene su opinión y sus razones para hacerlo o no hacerlo. A favor: protegen las calcas, dejan un acabado mas liso, sin los resaltes de las calcas. En contra: protegen de que? no van a la vitrina? Para que complicarse la vida y arriesgarse a estropear las calcas? Aspecto mas realista del modelo, al menos en los que tienen cierta edad. Sobre como hacerlo, se ha comentado en el apartado de pintura.

Leer más »

miércoles, mayo 04, 2016

Dragon Battle Race Los Gigantes 2016

Ya sé que exagero. Exagero porque es la primera vez. Las primeras veces tienen eso, que no sabes si sí o si no, si bien o si mal, si estarás a la altura o más hubiera valido retirarse a tiempo. Y esa incertidumbre, el esfuerzo personal que supone alcanzar la meta no entrando en comparaciones ni con élites ni con nadie sino con uno mismo, con su historia y con sus limitaciones, mueve muchos adentros hacia los afueras. Así que sí, cuando llegué a la meta y vi a Luis Hernández, monitor y entrenador de TheGarage no pude evitar emocionarme. Una emoción de reto personal conseguido mezclado con sudor, endorfinas y cansancio. Yo y mis 20 kilos de sobrepeso salimos y llegamos. Bien!

Si hay otro mérito personal, no mío pero del que sí formo parte es el de nuestro alma mater, la cabeza pensante que nos ha estado motivando y entrenando durante mes y medio y que movió a 28 participantes, ahí es nada, hasta el otro extremo de la isla, para correr los casi 9 kilómetros, barranco arriba y barranco abajo. Ese hombre es un corazón con patas. Lo dejó patente en la llegada donde estuvo pendiente de todos y cada uno de sus campeones. Todo hay que decirlo, Luis, gracias!

Opinar de la carrera no puedo, o mejor no debo, porque es la primera vez que me acerco de verdad a un trail de obstáculos. Y yo disfruté. No podría pedir más ni mejor. El recorrido me pareció espectacular, casi 6 kilómetros de constante subida con pequeños tramos en llano donde solías encontrar alguna que otra sorpresa, como las fosas de agua. Buena parte de este ascenso fue por el cauce principal del Barranco de Santiago, entre fincas de plataneras en la zona de carrera más alta. Genial el larguísimo tramo con la rueda al hombro. La verdad, pura diversión. Y con dos puntos de avituallamiento! Que no sé si es poco, si es mucho, si es lo normal... pero a mí la botella de Fuente Alta y el medio plátano me supieron a gloria.

Si pudiera hacer sugerencias, con toda la humildad del mundo y la boca muy chiquita, a lo niño que sabe puede estar haciendo algo incorrecto, yo le diría a la organización que el tramo final bajo el túnel del barranco estaba muy original pero que apestaba a alcantarilla, además de la dudosa procedencia de algunos charcos (puaj!). Sé, porque lo oí, que a muchos corredores no les hizo mucha gracia. Algunos obstáculos y largos tramos de carrera no tenían vigilancia, quizás porque les faltaban voluntarios. Claro, todos querían correr! Y la parte final, las ruedas, muchos corredores optaron por las flexiones porque a la pata coja, no sé, a mí -y a otros corredores- me da que el niño que vigilaba la prueba se equivocó. Y las cuerdas, los primeros tenían la campana (el objetivo) un metro por debajo de los últimos (que ya no había campana y había que tocar techo). Pero de esto también sé que si estás fuerte te da igual. Tocas el techo y lo que haga falta. Pero son impresiones más de ignorante y atrevido que de otra cosa. Así le pido a los organizadores que las tomen. Por favor! Qué por mi parte sólo tengo buenas palabras!

En resumen, lo que empezó hace ya unos cuantos años con Jacobo Pérez en su Workout, despacito pero sin pausa, va dando sus frutos. Ahora a por la de 10 en la Infinity Xtreme.

Leer más »